• MONITOR

El Alacrán


*Reclaman campesinos del sur fertilizante a quienes "privilegiaron con su voto".


*Recibirá Rigo un palacio en ruinas.


*Ven al "satán" como futuro alcalde en su amado Luvianos.


*Sureños maleducados, tienen municipios como Tejupilco y Luvianos "inundados" de basura.



Buenos y santos días, tengan todos ustedes, mis amables y pacientes lectores, sobre todo los dedicados a labrar la tierra, que muy contentos han de estar con estas lluvias, seguro serán de gran provecho para sus siembras, y acaso solo eso, la agüita del cielo les caiga bien, aunque no les llegue el fertilizante prometido o mal habido en la hermosa región sur del Edoméx.


Ahhh porque cuanto relajo traen con eso de los abonos del abono, que según los candidatos les prometieron, y ora la mayoría de crédulos se quedó con un palmo de narices y hasta tienen la desvergüenza de reclamar y acusar a los políticos de incumplidores, cuando pena había de darles andar poniéndole precio a un deber ciudadano como es acudir a votar; a los del otro bando, pues que podemos decirles, es su treta de siempre, prometer y prometer, que nada cuesta, no obstante, cumplir si que aniquila, pero pues ellos, los que ganaron ya estarán buscando el modo de honrar su palabra o de justificarse para no hacerlo.


Permítanme antes de seguir en el chisme, saludar una belleza del sur, como es nuestra buena y dedicada costumbre, para dar a esta líneas “alacránidas” algo de color y hermosura, y no les caiga tan de peso los chismerajos políticos, sea pues nuestro beso en la mano a la guapa y talentosa Aramis Manzo, maquillista profesional tejupilquense, quien muestra en su propio rostro las habilidades bien logradas con tanto estudio y dedicación, que combina muy bien con muchas otras actividades, una mujer multifacética, saludos guapa!!!


Y estábamos con los agricultores sureños y sus buenas lluvias, sean nuestros deseos de las mejores cosechas para todos ellos, los meros, meros buenazos para la siembra, sobre todo aquellos que siguen los sabios consejos del ingeniero Gilberto Mojica Martínez, quien desde Acamuchitlan lanza sus llamados a cuidar nuestras tierras, no contaminar el agua y el aire; sobre todo recomienda regresar a los usos tradicionales de cultivo, con tendencia a lo orgánico y dejar de usar químicos como los nefastos herbicidas con glifosato.. hombre de buena razón, démosle atención.


Y a propósito de las lluvias, la gente de mi generación y tantito más entrados en años, nos cayó de peso la añoranza este 24 de junio, esas nostalgias y lindos recuerdos de nuestra infancia, cuando la tradición para este día era ir a bañar a los riachuelos, tantas y tantas bajadas de agua que teníamos, las mujeres se vestían de rojo y se bañaban en el río, muy tempranito llevaban el itacate para desayunar atole de ciruela.


Con esas lluvias de San Juan los campesinos comenzaban sus labores con las yuntas y según la tradición de nuestros bisabuelos, ese día se abrían los “encantos”, eran zonas donde se podía comprar todas las herramientas y materiales para trabajar el campo, esos comerciantes se ponían por ahí entre los cerros, pero la modernidad acabó con eso y la contaminación terminó con el agua limpia, ahora son drenajes a cielo abierto, cañerías de aguas negras y ni para cuando alguna autoridad municipal, estatal o federal sirva para componer este desastre, y exigir la instalación de plantas tratadoras de aguas residuales, como la de Tejupilco que es un desastre, para desgracia de la población.


Los intentos para hacerlo han sido solo burlas, por ejemplo en Tejupilco donde alcaldes van y vienen y sólo se toman fotos en la planta tratadora, diciendo siempre mentiras, porque no sirve, ni servirá;así se la llevan los presidentes municipales y diputados a pura promesa. En Luvianos ni se diga, los ríos que rodean al pueblo la misma gente los convirtió poco a poco en caños, todos drenajes van directo a ese correr de agua donde nos bañábamos de chiquillos, y donde llenábamos las cubetas para poner agua en los guajes y beber muy fresca cuando íbamos a sembrar o cuidar ganado.


Ahhhh que tiempos aquellos, hoy ni las patas podemos meter a esas aguas puercas porque nos salen granos, la contaminación nos alcanza en todos los rincones sureños y sale también de todos los rincones, ¡habría que ver el asunto de la basural! Ya no hay escapatoria, la mera verdad es una tristeza, y más tristeza que la gente culpe a los gobiernos de tener el cochinero en las calles, cuando desde casa se debería volver también a las prácticas de antes, cuando las amas separaban los desechos, para echar a las plantas, para dar de comer a los animalitos, hasta los perros estaban gordos, hoy andan todos flacos, porque no les apartan los huesitos, las tortillas, la sopa o el guisadito que no se comio la visita, hay van a echar todo en la bolsa, revuelto, plástico con papeles, comida, bueno hasta ropa, los pobres perros no les dejan nada, por eso rompen las bolsas en las calles y ahí está el regadero. Urge que lss familias sureñas retomen el buen hábito de barrer sus fachadas. En fin, nadie entiende y todos tiran en el suelo, las carreteras, las banquetas.


Una pena pasear por las plazas de nuestros pueblitos del sur y ver como todos dejan su basura en las jardineras;en Tejupilco la plaza principal es una vergüenza.

Pero más coraje da ver como las propias autoridades no buscan los remedios, en Luvianos por ejemplo, hay botes en la entrada a la Casa de Cultura, pero la basura la tiran alrededor del kiosko y por la Ceiba, como si fueran a perder una "pata" si caminan un poco para depositar sus bolsitas y botellas vacías, quieren el bote de basura al alcance de su mano! Haber aquí a quien se le echa la culpa, el ayuntamiento cumple al poner botes y bien grandes, la gente, tanto niños como adultos son unos maleducados que tiran donde sea.


Otro sitio donde ni botes de basura encontramos y hasta llorar se antoja es en Tejupilco, ahí la dejación es mucho muy grande, en tanto tiempo de vivir en esta linda región no me había tocado ver el desastre y descuido como se ve en el Palacio Municipal, parece decoración de Día de Muertos, pero para eso falta mucho, y para componer creo falta mucho más, las ventanas y muros se miran tan descuidados, descarapelados, rotos, húmedos. Ni se diga los portales esos feos que construyo Herminio Santín, se caen a pedazos y los remiendos se miran mucho peor, da vergüenza, la cantera es sustituida por parches de horribles azulejos.


Tal parece que Rigoberto López recibirá una administración municipal literalmente en ruinas, aunque hay gente todavía confiada y piensan que el joven Anthony Domínguez Vargas rectifique su actuar político y personal, pues según sus decires tiene aún mucho camino por andar en el segundo partido que lo cobija, aunque hay rumorcillos de que sería muy capaz de tratar de volver al PRI, porque de plano con los morenos de Tejupilco no logra hacer equipo, menos ahora cuando lo culpan de la derrota en cadena de todos los candidatos en esta región.


Válgame pero ya me desvié mucho, estaba yo con el Día de San Juan y la llegada de las lluvias y el como los muy viejos extrañamos aquellos ayeres de cuando podíamos juguetear en los riachuelos y comer lo que ahí pescábamos, era cuando los campesinos se ponían de fiesta grande y en Luvianos al otro día era fiesta mayor porque era el “mero Día del Satán”, como mentaban al Ingeniero Agrónomo Guillermo González Hernández, quien hacía mucho que no celebraba su onomástico en casa, con su familia,como ocurrió ka víspera.


Esta vez lo hizo con gran comilona compartida con sus familiares y amigos muy contentos de mirarlo sano y animoso para seguir impulsando la creación del Estado de Tierra Caliente, anhelo que muchos creen lejano y otros hasta imposible, pero el confía y se avoca a tejer acuerdos, convencer a líderes sociales, y renovar sus cuadros militantes de activismos social, pero alejado de banderas partidistas porque eso de los partidos lo dejo muy “partio”, pero sobre todo porque desea conformar un comité impulsor y promotor del estado calentano totalmente plural e incluyente, tal como el que integró para lograr que Luvianos fuera declarado municipio.


Aunque su corazoncito sigue latiendo muy fuerte hacia la izquierda, mientras vocecitas perredistas de sus buenos tiempos, están hablándole al oído, recordándole sus ayeres triunfantes cuando fue uno de los fundadores del PRD en el sur del estado, en esta Tierra Caliente, donde la marginación, el rezago y la pobreza persisten. Pero no adelanta vísperas, se mantiene discreto aunque sus amistades y seguidores lo miran en tiempo no lejano como presidente municipal de Luvianos, ante esa imagen el solo suelta sonora y jocosa carcajada, sin respuesta dice mucho y al a vez nada, pero en sus ojitos surge un brillito que puede leerse como: “por supuesto que me gustaría ser alcalde”.


Para eso falta mucho, hay mucho a considerar y a recomponer, pero el Satán muestra su poder de acuerdos, él debe volver al país donde encontró refugio y nueva nacionalidad, continua exiliado en Canadá y tiene compromisos laborales por allá, sus problemas legales en México van aclarándose también, los de sus compañeros de lucha igual y se muestra complacido, satisfecho de ver como la justicia y la verdad llegan poco a poco.


Sea pues, para el buen amigo Memo González, nuestra felicitación como despedida a estas líneas, deseándole toda clase de éxitos en sus proyectos, hasta la próxima semana con el favor de Dios a aquí nos encontraremos.