top of page

Elecciones sin ganador claro, ¿alguien puede gobernar Francia?


 

Redacción El Monitor

 

Gabriel Attal, el primer ministro francés de 35 años. Fue a presentar su dimisión al presidente Emmanuel Macron, como dicta la tradición tras unas elecciones parlamentarias. Esta vez, sin embargo, la votación del día anterior había sido tan poco concluyente que Macron le pidió que permaneciera en un papel interino. Francia no tiene un gobierno sustituto listo y aún no está segura de cómo formar uno.

 

Otros europeos, con sus parlamentos fragmentados, están acostumbrados a lidiar con resultados poco claros. Los partidos rivales se sientan juntos, gestionan sus diferencias y elaboran un acuerdo de coalición, sin importar el tiempo que sea necesario. En Alemania, en 2021, se necesitaron 73 días y un documento de 166 páginas para formar el actual gobierno federal. Bélgica pasó casi dos años antes de forjar un gobierno de coalición de siete partidos el año anterior.

 

Los partidos políticos franceses, sin embargo, no tienen una tradición de compromisos que busquen consenso, al menos no a nivel nacional. Charles de Gaulle ideó la constitución de la Quinta República en 1958 para lograr mayorías claras y, en general, eso es lo que ha hecho. La Constitución también deja claro que corresponde al presidente nombrar al primer ministro. Pero no establece ningún criterio para hacerlo. Los precedentes políticos sugieren que Macron debería invitar al bloque con el mayor número de escaños a intentar formar un gobierno, incluso sin una mayoría. Este fue el caso de su propia alianza centrista, que formó un gobierno minoritario en 2022.

 

Por lo tanto, la primera opción lógica ahora sería pedir a la alianza de izquierda, el Nuevo Frente Popular (nfp), que intente formar un gobierno. Este grupo de cuatro partidos obtuvo 182 escaños de los 577 de la Asamblea Nacional, más que los centristas de Macron (168 escaños) o la extrema derecha de Marine Le Pen (143). Pero los partidos constituyentes del nfp no están de acuerdo en muchas cosas, entre ellas quién debería ser ese primer ministro. Las discusiones continúan a puerta cerrada. Incluso dentro de la alianza, el consenso emergente parece ser que no debería ser el radical Jean-Luc Mélenchon quien lidere el componente más grande del nfp, la Francia Insumisa. Un nombre podría surgir en los próximos días.

 

Sin embargo, incluso si se invitara al nfp a formar un gobierno minoritario, éste podría no durar mucho. Por sí sola, a la alianza le faltan más de 100 escaños de los 289 necesarios para gobernar con una mayoría estable, y es muy poco probable que pueda reunir los números necesarios para asegurar una. Además de que muchos de sus planes implican grandes gastos.

 

Con un déficit presupuestario previsto que alcanzará más del 5% del PIB este año, las finanzas públicas de Francia ya están al límite. Los mercados podrían castigar rápidamente los planes extravagantes de grandes gastos sin financiación. Como señala Mujtaba Rahman, director europeo de la consultora Eurasia: “La decisión de la Comisión Europea de someter a Francia a un procedimiento de déficit excesivo es un recordatorio de que Bruselas y Berlín quieren que el déficit y la deuda de Francia caigan, no que aumenten”.

 

Una alternativa para Macron, que quiere ver un gobierno estable, sería esperar una alianza entre partidos (que podría abarcar desde la izquierda moderada, incluidos los Verdes, hasta la derecha moderada), capaz de liderar un mayoría.

 

Esto es lo que defiende Yaël Braun-Pivet, presidente saliente de la Asamblea Nacional, subrayando que la iniciativa debe venir del parlamento. Los números están ahí en papel; pero la política es desafiante. La izquierda, optimista después de su inesperado primer lugar en estas elecciones, dice que quiere gobernar por sí misma y no está de humor para hacer tratos con la suerte de Macron. Los centristas, a su vez, podrían trabajar con la izquierda sólo si los sectores moderados se separaban de Mélenchon. Esto todavía podría suceder, pero no de inmediato.

 

Una tercera opción sería un “gobierno técnico”. Dirigido por un funcionario o tecnócrata, como el que dirigió Mario Draghi en Italia, estaría diseñado para mantener en funcionamiento la maquinaria del gobierno en lugar de promulgar grandes reformas, y duraría hasta nuevas elecciones. Según la Constitución, estas no pueden tener lugar hasta dentro de al menos otros 12 meses. Sin duda, los mercados lo aprobarían y un gobierno así traería estabilidad.

 

Pero los votantes franceses ya desconfían del equipo saliente de Macron, lleno de tecnócratas. Es poco probable que tal resultado fuera aceptable a menos que se hubieran agotado todos los esfuerzos políticos y el país se sintiera genuinamente ingobernable. En resumen, los franceses han devuelto un parlamento fracturado que refleja con precisión la naturaleza dividida del país, pero que no ofrece un camino claro o inmediato para generar un gobierno estable.

Comentários


bottom of page