• MONITOR

Editorial



El pasado primero de julio, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), apenas logró sobrevivir en el sur mexiquense; pese a su declive en la entidad, después de 18 años continuará gobernando municipios como Tlatlaya, uno de sus principales baluartes en territorio estatal, donde logró retener cuatro municipios en esa región calentana.

El comportamiento de los electores del sur mexiquense, es volátil, caprichoso; una vez más demostraron que no “se casan” con ningún color y que su apoyo puede ir de un partido a otro, incluso en sitios donde favorecieron por años alguna fuerza política; para muestra Luvianos, ahí luego de tres periodos consecutivos en la presidencia municipal, el PRD fue desterrado.

Luego de gobernar más de una decena de municipios en esa parte del Estado de México, el PRD apenas logró ganar en municipios como Tlatlaya, donde gobierna desde el año 2000, y donde no ha perdido una sola elección, ni federal, ni estatal ni municipal desde entonces, retuvo también Amatepec, San Simón de Guerrero y Zacazonapan. En contraste los amarillos perdieron en Otzoloapan donde ganó el PT –que esta vez fue solo por la alcaldía- , así como Luvianos que era uno de sus bastiones más importantes en la región.

El caso de Alfredo Jaimes Benítez en ese último municipio de tierra caliente es especial, al parecer éste fue el único candidato del tricolor que logró arrasar en las urnas el primero del julio en Estado de México, cuando su triunfo sobre el PRD que había gobernado por 9 años ininterrumpidos Luvianos, fue contundente.

Los luvianenses pulverizaron al partido del sol azteca, su candidato “de última hora”, captó a la postre una cantidad de votos ridícula; en este como en ningún otro municipio del estado, el PRI obtuvo cinco de cinco, es decir, ganaron sus candidatos a presidente de la República, senadores, diputados locales, diputados federales y alcalde.

En contraparte en Tlatlaya con Leopoldo Domínguez, el PRD mantiene su hegemonía de 18 años en este municipio de tierra caliente. Pese a lo complicado de la elección, el partido amarillo consiguió la reelección en en Amatepec con Félix Gallegos, quien gobernará por otros tres años este municipio calentano, donde esta vez no fueron suficientes “los ejércitos” de doña Guillermina Casique Vences, principal operadora del PRI en la zona.

Tejupilco, luego de alternar gobiernos –entre el PRI y PRD-, se dejó arrastrar por el efecto AMLO y Morena gobernará por primera vez el municipio más grande e influyente de tierra caliente, sólo que lo hará con un candidato emanado del Revolucionario Institucional, quien hasta el día de su triunfo con el partido de López Obrador, no había renunciado a su militancia en el tricolor. Ante eso, ahí la derrota del tricolor fue doblemente dolorosa, políticos con la experiencia de Isael Villa primer priísta de ese lugar, no alcanzó para derrotar al “renegado” que se abanderó por morena.

No obstante la debacle del PRI en Estado de México, este partido debe a la región sur dos diputados calentanos, que alcanzaron a ganar en las urnas; Cruz Juvenal Roa que irá al Congreso de la Unión e Iveth Casique, al Congreso local. El triunfo de ambos se reafirmó tras amargos días de sentir el polvo en su rostro, por tremenda caída electoral ante candidatos de Morena desconocidos que no hicieron ni campaña para buscar votos.

Ana Lilia García Castelán