• MONITOR

Vamos bien!!, con Chel Montes y sus paisajes del sur mexiquense



Nos comparte su "oasis" fotográfico y empírico en Facebook.



Tlatlaya, México. VAMOS BIEN! Una aseveración animosa que cae de maravilla a cualquiera, mucho más cuando esta frase llega por el ciberespacio acompañada con imágenes fabulosas, paisajes insospechados, colores vibrantes, escenas campiranas de aquí cerquita, en el sur del Estado de México; municipios de Amatapec y Tlatlaya, donde el sureño Isael "Chel" Montes (FB) habita y disfruta cada mañana, cumplendo un reto de ejercitación, convertido al paso de los días en una bitácora “calendaria y paisajista”.



En este mundo virtual con millones y millones de imágenes pésimas y fatales, encontrar este sitio es un oasis; un considerable catálogo de bellezas naturales localizadas en este pequeño rincón del planeta, mostrados generosamente en su muro personal de feisbook, donde sin mayores pretensiones comparte su día a día con información sencilla, graciosa, sin mucho rebuscamiento, donde muchos se han inspirado y animado a conocer esos lugares.



Sobre esta cuenta de días transcurridos en este 2021, Isael Montes nos comenta cómo surgió tal galería personal, “fue un reto de caminata” el cual combinó con su afición por la fotografía digital, así empezó a mostrar a sus 2 mil 221 contactos las maravillas naturales de su entorno, principalmente paisajes de los municipio de Tlatlaya y Amatepec, con los cuales ha logrado una bien ganada fama de excelente fotógrafo y de muy eficiente “promotor turístico sin paga” de estos lugares.



Aunque su principal reto era ejercitarse, nos explica que sin planearlo se agregó ese otro reto de tomar las mejores selfies; ¡y lo ha conseguido!, en su álbum fotográfico tiene imágenes fabulosas que hoy comparte con El Monitor, las cuales son capturadas por el celular, programado luego de analizar un poquito como ha de quedar la foto, para colocarlo en el sitio indicado, accionarlo y enseguida correr y posar para después presumir esas fotografías que parecen muy estudiadas, pero en realidad son muy sencillas, confiesa nuestro fotógrafo empírico.



Le preguntamos si estudio fotografía y contesta de inmediato, “siiiii, en la escuela de la vida”. Para mejor resultado cuenta con el apoyo de la tecnología, aparte de tener “buen ojo”, para lograr la composición de imagen y algunos efectos naturales de luz, además de encuadre, punto focal, o amplitud de campo, según se necesite para regalarnos cada día un suspiro visual con esos paisajes sureños que enamoran, de los cuales se manifiesta súper orgulloso el también licenciado.



Sencillo como su sonrisa, el licenciado Isael, ni cuenta se había dado de la admiración causada por sus fotografías, donde nos comparte momentos muy familiares o agradables convivencias con amistades sumadas algunas veces a sus interesantes caminatas, donde le acompañan también con frecuencia sus mascotas, perritas protagonistas de varias de sus fotografías, donde incluye también la captura de pantalla de la ruta diaria, con kilometraje y sitios alcanzados entre rancherías y pequeños poblados, prueba fidedigna de sus pasos por esta región.



Una aventura sinigual, convertida en un oasis visual que mucho se le agradece.