• MONITOR

Editorial



Mientras en el Congreso mexiquense, no termina la disputa por la conformación de las comisiones legislativas, el jefe del Ejecutivo del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, rindió este fin de semana su primer informe al frente de la entidad, evento que destacó más por el fuerte dispositivo de seguridad, implementado a primera hora día en el perímetro del Palacio de Gobierno, en cuyo patio central tuvo lugar este acto, en el que reapareció el ex gobernador Eruviel Ávila Villegas, además de la plana política priista del país y del estado, así como algunos gobernadores de otras entidades emanados del tricolor, entre esto Manuel Velasco Coello de Chiapas.

Ante el presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien externó su alegría por “volver a su tierra”, a la que dijo, regresará muy pronto “sólo a vivir, porque no le pediré absolutamente nada al gobernador”, el mandatario estatal, destacó en su mensaje el programa Salario Rosa, que al parecer, se constituye en el máximo logró de su primer año de gobierno, con cien mil mujeres amas de casa beneficiadas, quienes reciben cada bimestre dos mil 400 pesos por parte de su administración.

En un acto a la vieja usanza con el que se dejó atrás el formato de “talk show”, con el que se desarrollaron los informes de su antecesor, y con el que al parecer se retorna al antiguo estilo político priista, Del Mazo Maza, arribó poco antes de mediodía al Palacio de Gobierno acompañado por su esposa Fernanda Castillo; en punto de las doce horas, se escuchó aterrizar en el helipuerto de la azotea del edificio de Lerdo 300, el helicóptero en el que llegó el Ejecutivo Federal, también acompañado por su esposa, Angélica Rivera.

Las sillas “tiffany” ubicadas en la primera fila del patio central, al que sólo se pudo acceder luego de pasar infinidad de filtros de seguridad, estuvieron ocupadas por varios funcionarios federales, entre los que destacaron el Secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruíz Esparza y el de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, quienes recordaron su paso por el histórico inmueble, cuando formaron parte de la administración estatal; ahí también estuvo el mexiquense Luis Miranda Nava, ahora senador de la República, compadre del presidente de México, así como la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruíz Massieu, además de los ex gobernadores, Alfredo Del Mazo González, Ignacio Pichardo Pagaza, Emilio Chuayffet Chemor, César Camacho Quiroz, Arturo Montiel Rojas y Eruviel Ávila Villegas.

Entre los invitados, se vio bien plantado en su lugar junto a la esposa del presidente de la República, al nuevo Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, el morenista Maurilio Hernández González, quien se mostró muy cauto ante la “avalancha” priista que demostró que el Estado de México, continúa siendo el santuario de este partido, no obstante, su estrepitosa derrota en las urnas el pasado primero de julio.

Así, cobijado por el presidente de México y los priistas más poderosos del país, el gobernador del estado, rindió durante una hora su informe con los avances y resultados que ha dado su administración en los primeros doce meses; una vez más Del Mazo refrendó su compromiso de que éste será el sexenio de la mujer mexiquense, y adelantó que el próximo año, la infraestructura en materia de comunicaciones crecerá en el Estado de México 15 por ciento, además de presumir una disminución de 12 por ciento en incidencia delictiva en territorio estatal.

Ana Lilia García Castelán