• MONITOR

Llega hasta McAllen chile manzano de La Goleta


Amatepec, México. Habitantes de la comunidad de La Goleta, ubicada en la zona alta del municipio de Amatepec han alcanzado un logro que para muchos campesinos sigue siendo un sueño: exportar los alimentos que ellos mismos producen con sus manos y el sudor de su frente, a un precio más competitivo y con mejores utilidades.

Para lograr lo anterior, Aldo Uriel Barrios Ortiz, presidente del grupo de trabajo Aguacateros la Sierra de la Goleta, recordó que fueron largos años de espera, trabajo en equipo y mucha perseverancia, “hemos tocado puertas y cumplido todos los requisitos necesarios”, señaló, al tiempo que aclaró que esta sociedad de productores se conforma por unos 50 campesinos que cultivan chile y aguacate al mismo tiempo.

Utilizando su experiencia como representante en Amatepec del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, Aldo Uriel Barrios Ortiz destacó que se llevaron a cabo los trámites para quedar libres de la mosca de la fruta, esto les permitió que, a partir de la segunda semana de enero del presente año obtuvieran la certificación que les abrió las puertas para la exportación hacia el país vecino.

Explicó que en la temporada fuerte y de las aproximadamente 90 hectáreas cultivadas con chile manzano, cada semana se cosechan unas 28 toneladas de este alimento, de las cuales 5 reúnen las cualidades para exportarse, “tenemos que realizan una minuciosa selección, el producto debe estar liso y no debe estar agrietado”, precisó.

Añadió que en su momento cada caja de 15 kg enviada a McAllen Texas, era pagada en 900 pesos (60 pesos el kilogramo), sin embargo en estos momentos se suspendió la exportación debido a que los precios bajaron ante la saturación de este alimento en los mercados.

Debido a lo anterior, Aldo Uriel Barrios Ortiz enfatizó que un objetivo de este grupo de productores, es lograr una procesadora para la Goleta, la cual permitiría que en temporadas de mucha demanda, las cosechas se conviertan en chiles en escabeche o salsas, pero también, para que en temporadas donde es bien pagado este alimento, todo el que no pase para exportación o el mercado nacional también sea aprovechado.

A lo anterior, se suma la urgente necesidad de ser apoyados con un proyecto de dotación de macro túneles o invernaderos para llevar a cabo cultivos en entornos controlados, ya que actualmente una planta de chile tiene un periodo de vida de 1 año, posteriormente hay que renovar con cultivos nuevos, “estamos hablando que en invernaderos la planta nos dura hasta 2 años, eso prolonga el tiempo de producción y reduce gastos y mano de obra de los agricultores”, precisó.

Barrios Ortiz agregó que en materia de certificación también se busca obtener el dictamen de inocuidad en los cultivos (2 años de duración), el cual junto a la liberación de la plaga de la mosca de la fruta, permitirá poder colocar la producción a un mejor precio en el mercado internacional.