• MONITOR

Universitarios producirán insecticida con flores de cempasúchil


Arturo Callejo


Toluca, México. A un costado del monumento al Águila, en Toluca, tres jóvenes egresadas de las licenciaturas de biotecnología y agronomía, recibieron una buena cantidad de flores de cempasúchil que fueron utilizadas en la reciente temporada de Día de Muertos y con las que producirán en unas 10 semanas, 100 litros de insecticida para combatir plagas como la mosca blanca que suele estar en las plantas de los hogares, pero para ello, necesitan al menos 200 kilos de flor y agua destilada, así como intensos rayos de Sol.

Ana Isabel Álvarez, ingeniero agrónoma en Floricultura y egresada de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alejandra Gaytán, licenciada en Biotecnología, también egresada de la UAEM y Miriam Murillo, con estudios en Biotecnología, indicaron que por sus propiedades, el cempasúchil no solo sirve para hacer tintes, sino también para desarrollar el insecticida no tóxico y biodegradable.

Ana Isabel explicó que una vez juntada la flor, la pondrán a secar al sol por dos semanas, posteriormente, por cuatro semanas la flor estará en tinas con agua destilada “para que la flor suelte todas sus propiedades en el agua y después es colarlo y ponerlo en la presentación adecuada para distribuirlo directamente al cliente final, el cual ya lo va a poder aplicar para el control de plagas”.

Alejandra Gaytán, indico que además de vender su producto innovador, se busca que la gente tome conciencia en la revitalización de los desechos, pues la flor de cempasúchil que por mucho duro en los hogares una semana adornando las ofrendas de los Fieles Difuntos, al final se tira a la basura. “Se busca aprovechar todos los compuestos del cempasúchil, por ejemplo, para el tinte serían los carotenoides (pigmentos liposolubles naturales), todo eso se queda en el agua y es lo que vamos a utilizar para hacer el insecticida, por eso es importante dejar todo el tiempo que se necesita de reposo que son alrededor de 10 semanas para que todo quede en el agua”, indicó.

Explicaron las jóvenes prospectos que el agua destilada se puede sustituir por alcohol del 96, pero se entregaría al cliente una solución que después tendría que “adelgazar”, por lo que resulta más redituable también por gastos, utilizar agua destilada para envasar el insecticida en botellas de a litro que el próximo año saldrán a la venta.

El insecticida elaborado a base de cempasúchil tiene una duración de tres a cinco meses y lo pondrán a la venta en la página electrónica de Facebook, Plantarium-Toluca.