• MONITOR

Lanza SOS el corazón de Tejupilco




El edificio del ayuntamiento pide mantenimiento "a gritos".


Sus jardineras lucen despostilladas y se han convertido en basureros.


Los portales una vergüenza, en lugar de colocar la cantera que los distinguía, han sido parchados con espantosos azulejos de baño.



Texto y fotos: Merlina De la Rosa


Tejupilco, México. La belleza que alguna vez caracterizó el corazón de Tejupilco, quedó atrás, actualmente las autoridades municipales lo mantienen olvidado, sucio, deplorable; obras inexplicables y de mal gusto como el puente metálico que se ubica a un costado de la plaza principal, arruinan la belleza de sus edificios históricos, mientras la basura inunda el primer cuadro.


La espantosa imagen urbana que impera en el centro de este municipio, que por su importancia económica y política, debiera ser ejemplo de orden y cuidado en la región sur, se extiende a las colonias que rodean el primer cuadro de la ciudad, donde cientos de peatones conviven todos los días con hordas de perros callejeros, montones de basura y calles rotas. Los portales antaño cubiertos de hermosa cantera descuidados al extremo, los arruinaron con "parches" de azulejo corriente, de ese que se usa para vestir las baños.


Las jardineras que supuestamente fueron remodeladas hace poco, lucen abandonadas, sin plantas que les den vida, por el contrario se han convertido en basurero de la población que deposita en su interior todo tipo de residuos, mientras la fachada del palacio municipal pide a gritos mantenimiento básico; sus antiguas y otrora hermosas ventanas de madera lucen desgastadas, quizá hasta apolilladas, mientras que también en el interior, la vista que brinda la oficina que ocupa el alcalde en turno, es realmente lamentable, hasta un pedazo de pared hace falta.


La indiferencia del gobierno municipal emanado de Morena, ha llegado al extremo de “sujetar” algunas partes del techo del emblemático palacio cuya historia, lo convierten en una verdadera joya, con clavos y fichas de refresco, como si se tratara de un tendido de puesto ambulante; las pequeñas áreas verdes al pie de la fachada del edificio del ayuntamiento, son el lugar preferido de los perros para defecar mientras el pasto crece libremente sin que a nadie le importe.


Basta darse una vuelta por la pequeña plancha ubicada frente al jardín principal, para ver escalones y jardineras despostilladas por todas partes, luces inservibles y un puente de metal cuya función no está clara, no obstante arruina la vista de edificios emblemáticos de la cabecera municipal, sin que eso le importe al alcalde, que a la postre ya se va.


El interior del palacio municipal tampoco se salva, humedad por todas partes, pintura descascarada, puertas de madera a punto de deshacerse, como si no se tratara del patrimonio cultural de los tejupilquenses, y el colmo, una cortina que se mece en el segundo piso, ante la ausencia de una parte de la pared que se intentó tapar con un trozo de madera, nada menos que en la recepción de la oficina donde despacha el flamante presidente municipal, quien por lo visto en dos años y medio, no ha tenido tiempo de ordenar reparaciones, ni de mandar limpiar tanta mugre.


A seis meses de que concluya la presente administración, el abandono y falta de inversión en el centro histórico de Tejupilco es evidente, los recursos llegaron a todas osrted, excepto al edificio del ayuntamiento y sus alrededores.



El alcalde Anthony Domínguez Vargas, heredará a la próxima administración municipal una plaza pública en ruinas y una estructura histórica del ayuntamiento a la que le urge mantenimiento, indignante el descuido.