Covid e inflación mantienen en la incertidumbre a empresarios del Centro Histórico de Toluca



Advierten desabasto de varios productos e incremento en insumos.


El 2019nno fue el mejor para los empresarios del centro de Toluca, sin embargo, fue más fructífero que el actual 2021.



Arturo Callejo


Toluca, México. Un probable repunte de la pandemia de COVID-19 y la inflación, mantiene en la incertidumbre a los empresarios del Pro-centro Histórico de Toluca, pues en el primer caso podría haber un retroceso en el semáforo epidemiológico que derivaría en disminuir el aforo de personas a los comercios establecidos y en el segundo tema, habría un alza en los insumos y desabasto, aunque esto ya es notorio.


Alejandro Rayón Montes de Oca, encargado del Patronato Pro centro Histórico de Toluca, ejemplificó que el precio de la arrachera, que viene de estados del norte del país, ya subió su costo hasta en 50 por ciento, “eso significa que ya hay desabasto, los productos están subiendo de precio muy fuerte”.


También se ha incrementado el costo de los Modem de computadoras, las mismas computadoras, las tabletas electrónicas y en distintas autopartes.


“Nuestros clientes (del ramo automotriz), han tenido que reducir sus horarios de trabajo porque no tienen micro componentes para la línea de producción. Hay el problema de que los contenedores están atorados en gran parte de los puertos del mundo y eso ya se empieza a notar en las tiendas, muchos de los locales estábamos viviendo de nuestros inventarios que teníamos pagados pero ya se empezaron a acabar estos inventarios y hay que resurtirlos, entonces, nos estamos dando cuenta de que no hay el producto para resurtirlos o si lo hay es a un precio muy elevado”, indicó el empresario del ramo alimenticio.


Alejandro Rayón sostuvo que el año 2019, no fue el mejor para los empresarios del centro de Toluca, sin embargo, fue más fructífero que el actual 2021 que está por concluir.



“Económicamente estamos más o menos al 80 por ciento de las ventas que traíamos en el 2019, todavía no son números para echar las campanas al aire, pero el ver una recuperación de estas características nos da un poquito de aire para empezar a pagar las múltiples deudas que traemos”, indicó esperanzado el inversionista toluqueño, quien afirmó que las mayores deudas que tienen son con la banca y préstamos personales que pidieron para salir adelante de la pandemia del nuevo coronavirus.


“Las deudas son considerables, nosotros calculamos que nos vamos a tardar de cinco a siete años en terminar de pagar las deudas que fueron adquiridas en esta pandemia. La batalla no se puede decir que la hemos ganado o que hemos sobrevivido, todavía queda una larga cuesta arriba y necesitamos mecanismos privados y gubernamentales para que los negocios sigan abiertos”, ahondó.


Hoy en día, casi todos los sectores en el centro toluqueño se han ido recuperando paulatinamente, mientras que el papelero aún está rezagado, “todavía no repunta como está acostumbrado pero esperamos que sea gradual la recuperación, pero zapaterías, ópticas, restaurantes, peluquerías y tiendas de belleza se han empezado a recuperar”.



En lo que respecta a la plantilla laboral, el encargado del Patronato Pro-centro Histórico de Toluca, sostuvo que al término de este año no tienen condiciones para contratar personal, aunque los inversionistas locales trabajan con el 60 por ciento de la plantilla que traían en 2019.


“Y tomar como ejemplo 2019 es un ejemplo muy malo, 2019 fue un año muy pésimo para la industria, traíamos problemas económicos muy fuertes, traíamos una desaceleración del cinco por ciento”, citó.