top of page

Conocimiento y comunicación del riesgo




SIN RIESGOS!

El espacio más seguro lo haces tú


Hugo Antonio Espinosa​​​​



¿Se imagina usted tener la capacidad de conocer plenamente los riesgos que le circundan, poder anticiparse a ellos y eliminarlos con la facilidad con la que se ajusta un tornillo, aprieta un botón o jala una palanca? Pues aunque no lo crea, así de sencillo suele ser cuando se establece un sistema y un proceso de identificación, prevención y mitigación de riesgos en su entorno inmediato, sea en su casa, empleo, escuela, comercio o industria. Reducir los riesgos y extinguirlos puede convertirse en algo muy sencillo, sistematizado, e incluso divertido, siempre y cuando se conozcan y se comuniquen bien.

¿Cómo facilitar herramientas y capacidades suficientes a los usuarios de un servicio con el cual interactúan cotidianamente, para que estos, al igual que quienes lo operan y prestan dicho servicio, puedan identificar riesgos, prevenirlos y extinguirlos? Lo primero es el conocimiento; conocer y saber cuál es el proceso que antecede o genera un riesgo es la base. Cómo se genera o qué lo provoca, en qué fechas y horarios, de qué forma se construye, bajo qué condiciones, a quiénes afecta, cómo los afecta, con qué consecuencias, etcétera.


Después, en el caso de operarios, agentes y proveedores, se debe proceder a registrar los riesgos en una bitácora o cuaderno de trabajo y retroalimentar al inicio y conclusión de cada operación, incluirlo en el proceso, comentarlo y hacerlo un hábito; para los usuarios, es suficiente con difundirlos reiteradamente y de diversas formas, de manera no impositiva, sino destacada, como una oportunidad y una ventaja de la cual puede beneficiarse cada uno. Aprovechar situaciones de relajamiento en las que el usuario no sienta exigencia de atención o estrés, preferentemente a través de contar una historia o una anécdota que se describa brevemente y que lo estimule emocionalmente es muy efectivo; reír o llorar funciona mejor que un decálogo de recomendaciones, aunque no lo sustituye formalmente, lo refuerza extraordinariamente, lo comunica mejor.


Una vez racionalizado y estimulado el conocimiento del riesgo, la inteligencia humana, el instinto de sobrevivencia y de competencia entre iguales –seas directivo, operario, proveedor o usuario– hacen lo que corresponde de manera natural en cada ámbito: analizar, deducir, clasificar, descartar, sintetizar, procesar y priorizar para el beneficio propio. Un ascenso, mayores ganancias o ahorros, liderazgo, visibilidad, preponderancia, son ventajas y distingos que se adquieren cuando se sabe que se posee algo y se hace tangible, en este caso el conocimiento de un riesgo, la diferencia entre conservar la vida o perderla, son suficientes para que se interiorice en cada individuo y, lo más importante, éste lo comparta. Se crean símbolos y acuerdos tácitos dentro de los grupos de trabajo y en las comunidades.

Un ejemplo de lo mencionado lo podemos identificar, como una anécdota que todos vivimos y aprendimos en México tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, durante las labores de búsqueda y rescate, cuando se estableció un código de comunicación y prevención entre rescatistas, paramédicos, soldados, policías, voluntarios y ciudadanos de a pie. Recordará usted que cuando un grupo de rescatistas, binomios caninos y Equipos BREC (Búsqueda y Rescate en Espacios Confinados), ingresaban a un espacio de difícil acceso y con riesgos de colapso, de pronto se pedía a la concurrencia agolpada tras la cinta amarilla de acordonamiento, que guardara silencio, ya que había indicios de encontrar alguna persona con vida bajo los escombros, entonces se procedía a levantar la mano derecha hacia arriba, con el puño cerrado, para que esta fuera visible para todos, solicitando silencio y poder agudizar y enfocar la escucha, bajo tierra, de los cuerpos de rescate.


El símbolo se viralizó y se hizo de inmediato una práctica común en cada zona de desastre y, sin mediar directriz, comunicado o norma oficial mexicana, dicho símbolo kinésico se interiorizó y adoptó por parte de la comunidad. Indistintamente de si éste ya era usado o no con anterioridad entre el personal especializado, su practicidad y sencillez hizo que la sociedad lo adoptara y lo hiciera suyo. Gracias a su eficacia, oportunidad y pertinencia, el puño arriba, como símbolo de silencio y atención durante una emergencia, fue innovador y se convirtió en un elemento imprescindible de prevención y socialización en la atención de emergencias.

Desafortunadamente, en la sociedad actual priva el individualismo extremo, el hiper consumo y el exceso de información; promover la ayuda a los demás y ser solidario es menos atractivo que salvar la propia vida y nuestros bienes –debemos reconocerlo–, sin embargo, buscar elementos clave y símbolos que catalizan la consciencia y el reconocimiento de que nos necesitamos todos, es la tarea por emprender. Los nuevos retos para el conocimiento y comunicación del riesgo están aquí y ya no se pueden resolver con un simple boletín de prensa, un tríptico, ni con una infografía (así se publique en redes), para conectar con los usuarios hay que estar ahí junto a ellos. Esto también es protección civil.

Hugo Antonio Espinosa

Fue Director del Heroico Cuerpo de Bomberos de Toluca,

Subdirector de Protección Civil e Inspección en la SCT Federal.

Actualmente es Subdirector de Emergencias en el Valle de Toluca, en la Coordinación General de Protección Civil, EDOMEX

@CmdtEspinosa cmdtespinosa

bottom of page