Aumenta covid en Edoméx 46%, arroja cifra récord de infectados




Arturo Callejo


Toluca, México. La pandemia de COVID-19, acelera su ritmo en el Estado de México, prueba de ello, es que al terminar la semana pasada, esta entidad federativa registró un aumento de 46 por ciento, con cifras récord en mexiquenses infectados y en casos activos confirmados, derivado de la movilidad urbana, por lo que hoy lunes esta entidad federativa regresó al color naranja de su semáforo epidemiológico y con un aforo de gente del 50 por ciento en la mayoría de las actividades.


A la noche de ayer, de acuerdo a informes de la Secretaría de Salud federal, el Estado de México terminó con 10 mil 615 casos activos confirmados, que son la fuente de contagio y contabilizó 607 casos nuevos de la pandemia para alcanzar un acumulado de 281 mil 513.



En tanto, la Secretaría de Salud del Estado de México, informó que 35 mil 828 mexiquenses estaban infectados y en resguardo domiciliario para cortar la cadena de contagio, mientras que, dos mil 522 amanecieron hospitalizados, de ellos, mil 238 en hospitales de este estado y los restantes mil 284 en hospitales de otras entidades federativas.


Ante este escenario de contagios que ha ido acelerándose desde hace dos semanas en promedio, el sacerdote de la iglesia de la Santa Veracruz, que se ubica en el centro de Toluca, ha sacado de nueva cuenta su pequeño e improvisado confesionario para que, al aire libre, quienes deseen, puedan confesarse y comentarle algunas situaciones personales.



El pequeño confesionario con el que sale el Padre, está hecho de madera con hule transparente remachado a los marcos en el que se observa cómo escucha a su feligresía, siempre portando su cubrebocas para evitar al máximo infectarse o infectar de COVID-19, a las personas en caso de que pudiese estar enfermo, en tanto, quien se confiesa también debe portar su utensilio sanitario.


En el transcurso del día la demanda de creyentes católicos varía y se llegan a ver por ratos largas filas de quienes quieren ser escuchadas para pagar su manda, dependiendo de los pecados expuestos ante el representante de la iglesia.


Mientras que, al interior del templo, el cual antes de la pandemia era uno de los más concurridos del centro de Toluca por las celebraciones que se desarrollaban como bodas, XV años, confirmaciones, bautizos, primeras comuniones u algún otro acto religioso, actualmente luce casi vacío, pues además de que no se permite un aforo completo por medidas sanitarias, los creyentes han dejado de asistir para escuchar la palabra de Dios.


Esto también ocurre en centros religiosos como la misma Catedral de Toluca, el templo de la Merced, de La Sagrada Familia o en la iglesia de El Carmen, donde es notoria la baja afluencia de personas.