Apuntala GEM la cultura de paz y no violencia entre hombres y mujeres



Imparte Secretaría de las Mujeres conferencia virtual “Bases Fundamentales para una Cultura de Paz”, con el propósito de abonar en el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.


Consideran necesaria la educación para el cuidado, como un elemento principal en la construcción de una cultura de paz.



Redacción El Monitor


Toluca, México. Como parte de la visión del Gobernador Alfredo Del Mazo Maza, de implementar acciones que permitan a las mujeres ejercer su derecho a vivir una vida libre de violencia, la Secretaría de las Mujeres (SeMujeres) llevó a cabo la conferencia virtual “Bases Fundamentales para una Cultura de Paz”.


La ponente, Dolores Nareni Hernández Esquivel, Profesora de la Subdirección de Profesionalización de esta Secretaría, puntualizó que para la titular de la SeMujeres, Martha Hilda González Calderón, una tarea importante es abordar estos temas en la Agenda de Género e incorporarlos en los quehaceres diarios y espacios de diálogo para reflexionar colectiva e individualmente.


En este sentido, especificó, la cultura de paz consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos, tratando de buscar las causas para solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre personas, grupos o naciones.


Refirió que, como resultado de los roles y estereotipos de género, se tiene la idea de que para resolver conflictos las mujeres tienen que hacerlo de forma preventiva, ya que son potencialmente portadoras de mensajes de paz, mientras que los hombres se orientan a resolverlos en situaciones de violencia.


Por ello, mencionó que es necesario romper con los estereotipos de género y trabajar en el cuidado de la vida y la no violencia, ya que son conceptos que parten de la necesidad de mejorar las relaciones entre mujeres y hombres en los espacios público y privado, que buscan perseverancia “para que la paz se vuelva parte de nuestro día a día y de nuestras acciones cotidianas, que poco a poco abonen a las tareas de cuidados y cultura de paz”, dijo.


Hernández Esquivel apuntó que las tareas de atención y cuidado no está ni biológicamente determinada ni es exclusiva de las mujeres, sino que es una corresponsabilidad de todas y todos, que requiere paciencia, tranquilidad, calma y reposo, donde se propicie un diálogo asertivo para resolver de manera pacífica los conflictos, ya que también se convierten en violencia.


Finalmente, señaló que el éxito de una cultura de paz depende de la capacidad de romper con los roles género, de reconciliarse con su interior y de tener empatía.