Alcanza crisis hídrica al Edoméx





La mejor opción, además del ahorro, es la recolección de agua pluvial, señala experto de la UAEMéx.



Alicia Martínez Rangel


Estado de México. La crisis del agua que hace años parecía un tema apocalíptico, el día de hoy es ya una realidad, si bien en últimas fechas ha sido notoria la escases hídrica en el norte del país, el Estado de México, lleva años padeciéndola y orillando a sus habitantes a diseñar estrategias para su captación y uso racional.


Recientemente en Tecámac, en la colonia Lomas de Tecámac, el organismo municipal de agua, desmanteló una toma clandestina del vital líquido, mediante la cual se ordeñaba el sistema de distribución; en Ecatepec, se ha denunciado “huachicol” de agua, incluso por parte de algunos funcionarios públicos, mientras la población debe pagar pipas de agua para el abastecimiento, a precio que oscila entre los mil 200 y 1800 pesos.


La opción de recolección de agua pluvial es también cada vez más común, así como las bondades que ésta conlleva como son, la reducción de los encharcamientos e inundaciones en época de lluvia y propiamente la minimización del impacto por la extracción de agua del subsuelo.


La Facultad de Geografía de la UAEMex, implementa ya sistemas de captación de agua de lluvia, a través de canaletas con rejillas para evitar que se cuelen ramas o basura y un sedimentador para quitar arenas y gravillas, que permitirá conducir el vital líquido a un depósito de almacenamiento que, en el caso de la Facultad de Geografía, será una cisterna.


El director de Protección al Ambiente de la UAEMéx, Raúl Vera Noguez, detalló que se estima que en un año se logren almacenar 600 metros cúbicos de agua de lluvia la cual, al estar en constante tratamiento de limpieza, podrá utilizarse como el agua potable que abastece el sistema hidráulico local.


“El agua se destinaría al uso que se le da a la Facultad de Geografía por eso el tratamiento de eliminar desde partículas finas, hasta eliminar patógenos; se prevé que el líquido se vaya consumiendo conforme se vaya captando, es decir, en los días de máxima lluvia estaríamos utilizando únicamente agua de lluvia y en los meses que tengamos menos precipitación se usaría el agua de lluvia y se complementaría con agua de la red, en tanto durante los meses que no haya precipitación, sería esencialmente, agua de la red”, indicó.


Es urgente que de manera conjunta, sociedad y autoridades trabajen en el cambio de paradigma respecto al uso del agua, “se requiere que todos estemos conscientes de que el agua es un recurso vital y que tenemos que cuidarlo, entonces, esto debe ir acompañado de una campaña de concientización donde se trabaje con la comunidad para que usemos racionalmente el vital líquido. Está bien que captemos el agua de lluvia pero eso no significa que la desperdiciemos”, indicó Vera Noguez.


El objetivo es que este tipo de sistemas se masifiquen y se pueda instalar no sólo en las instalaciones universitarias como es el caso de la Facultad de Geografía y del Instituto de Ciencias Agrícolas y Rurales (ICAR), sino que se hagan las adecuaciones pertinentes para que en casa habitación se logre la cosecha de agua y se reduzcan las afectaciones en temporada de estiaje.