• MONITOR

La operación castigo de Trump a México se siente ya en las garitas



La decisión del gobierno de Estados Unidos de retirar 750 agentes aduaneros, como anunció el miércoles pasado el jefe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Kevin McAleenan, empezó a perjudicar seriamente el tránsito entre ambos países, mientras que la situación podría volverse dramática, si el presidente Donald Trump cumple su amenaza de cerrar “esta semana” todas las garitas.

Hasta cinco horas de cola tuvieron que esperar durante el fin de semana usuarios de los puentes en Ciudad Juárez, Chihuahua, y El Paso, Texas, tras el drástico recorte de personal de la CBP, que a partir de ahora se dedicará al arresto y procesamiento del creciente número de indocumentados que buscan asilo político. Pero lo peor podría estar por venir.

Golpe al comercio. Luego de que la Patrulla Fronteriza de EU registrara el lunes pasado como el día con más arrestos en la frontera en los últimos 10 años —con más de 3 mil 700 arrestos, principalmente de familias centroamericanas—, la Secretaria de Seguridad Interna de EU, Kirstjen Nielsen, alertó que las 55 garitas en la frontera van a enfrentar retrasos en sus inspecciones comerciales, debido a la crisis migratoria “no atendida por México”.

“Al tiempo que el personal es reasignado para unirse a los esfuerzos para responder a la crisis, podría haber retrasos comerciales, mayores esperas en la frontera y más largas filas de peatones”, advirtió.

De acuerdo con cifras oficiales del gobierno estadunidense, el pasado mes de febrero registró el arresto de más de 76 mil migrantes en la frontera con México, lo que representa el número más alto para un mes en los pasados 12 años fiscales de la historia y se espera que marzo sea mayor.

“México podría hacer más”. En un intento de meter máxima presión, la Casa Blanca advirtió ayer que el presidente Trump está dispuesto a cerrar esta misma semana la frontera sin importar las consecuencias económicas para el país.

En declaraciones a la cadena ABC, el jefe de gabinete en funciones de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, aseguró que solo “algo dramático” haría que el mandatario no ­cerrara la frontera.

Mulvaney consideró que “México podría estar haciendo más” para detener las caravanas de migrantes que cruzan su territorio con destino a EU y aseveró que los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) también podrían tomar “más” medidas.

“Les damos a estos países cientos de millones de dólares en ayuda y necesitamos que hagan más”, manifestó Mulvaney, quien defendió la decisión de Trump de suspender todo tipo de asistencia a esos tres países.

Mulvaney defendió que el presidente no tiene muchas opciones para hacer frente a la “crisis” de la frontera debido al rechazo de los demócratas al muro con México.

“Nos enfrentamos a esas limitaciones, el presidente hará todo lo que pueda. Si eso significa cerrar los puntos de entrada, eso es exactamente lo que haremos”, avisó.

Preguntado sobre el perjuicio económico que supondrá el cierre fronterizo, Mulvaney reconoció, en entrevista con CNN, que el gobierno está “preocupado” por los efectos que pueda tener en su economía el cierre de la frontera.

Sin embargo, añadió, “también estamos preocupados por el efecto que tendrá en la economía estadunidense y en la nación la entrada de más de 100 mil personas de manera ilegal este mes”.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estima que este mes el número de personas detenidas por cruzar ilegalmente la frontera podría llegar a 100 mil.