• MONITOR

Opositores a consulta de termoeléctrica impiden votación en tres municipios



La administración de Andrés Manuel López Obrador se enfrentó este sábado a una oposición beligerante contra la consulta popular que intenta definir el futuro de una enorme planta de producción de electricidad en Morelos. Pobladores que se oponen a la termoeléctrica impidieron la votación en tres municipios de esta entidad y la limitaron en otros dos. Incluso la consulta misma fue desconocida por quienes pertenecieron al movimiento que encabezó Samir Flores, asesinado esta misma semana. Una asamblea en la pequeña pero combativa población de Huexca decidió desconocer la consulta y sus resultados.

Los pobladores opositores terminaron su asamblea hacia las 17 horas y aseguraron allí que desde un inicio hubo negativa para que la termoeléctrica fuera instalada allí. Esa planta está planeada para dotar a Morelos de electricidad producida en el propio estado. De hecho, Morelos es la única entidad donde actualmente no se produce esta energía, toda se importa.

En la población de Huexca, en el municipio de Yecapixtla, donde está la termoeléctrica, los opositores anunciaron que tendrían actividades desde las 16 horas, por lo que los responsables de las casillas optaron por retirarse. No fue igual en Temoac y Amayuca, donde grupos de habitantes de otros municipios principalmente se presentaron y desmantelaron casillas e incluso quemaron papelerías.

Samir, el joven líder opositor a la planta de la Comisión Federal de Electricidad que murió asesinado esta misma semana, es la imagen que los grupos opositores están utilizando para generar simpatías entre una población que no se ha interesado mucho por votar. Las casillas lucen en general poco concurridas.

Amilcingo, la población donde murió Samir Flores, fue otro de los puntos donde las casillas no duraron mucho tiempo instaladas.

Según se informó, por parte de los miembros del autodenominado Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, 12 casillas de cinco municipios fueron desmanteladas. Los opositores alegan que en las zonas que atacaron hay poca información (eventualmente poco impacto) por el problema que se vive en las cercanías de Cuautla.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado que esa planta eléctrica la heredó ya construida, por lo que no utilizarla representaría perder 25 mil millones de pesos de inversión.

Uno de los puntos que ha atacado AMLO es señalar que la planta no contaminará agua. De hecho, el proyecto incluye una reutilización de aguas negras urbanas, sin utilizar el agua potable de los pueblos aledaños. Entre los opositores, no sólo el miedo a que se contamine agua está presente, sino que incluso hablan de riesgos volcánicos y algunos otros, no del todo documentados.

Medios locales informaron que encapuchados en varias camionetas recorrieron municipios los para vandalizar las casillas de la consulta al grito de: “Samir vive, la lucha sigue”, “Samir no murió, el gobierno lo mató”.