• MONITOR

Trump no hará un muro en la frontera: John Kelly



Washington.– El Presidente Donald Trump se retiró hace mucho tiempo de su promesa de campaña de construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos (EU) y México, dijo su jefe de personal saliente, en una semana en la que la exigencia del mandatario para que le sea asignado financiamiento para “seguridad fronteriza” desató un cierre gubernamental del cual no se atisba una solución.

John Kelly, quien dejará su puesto el miércoles después de 17 meses de trabajo, dijo en una entrevista con Los Angeles Times que Trump abandonó la idea de “un muro de concreto sólido al principio de la administración”. Pese a que la construcción del muro fue una promesa de campaña de Trump aplaudida en sus mítines, ahora está en el centro de un estancamiento presupuestario, no se cumpliría como se anuncia.

“Para ser honesto, no es un muro”, dijo el jefe de despacho de la Presidencia, y agregó que ahora el Presidente habla sobre la combinación de mejoras tecnológicas y barreras de “listones de acero” a lo largo de la frontera como resultado de conversaciones con profesionales de la ley.

El cierre parcial del Gobierno comenzó el pasado 22 de diciembre después de que Trump cedió a las exigencias de los conservadores de que luchara por cumplir sus promesas y asegurara el financiamiento del muro antes de que los republicanos pierdan el control de la Cámara el miércoles. Los demócratas han mantenido su compromiso de bloquear la prioridad del Presidente estadounidense y, sin que ninguna de las partes participe en negociaciones sustanciales, el efecto del cierre parcial estaba previsto para extenderse hasta el próximo año.

En agosto de 2015, durante su campaña presidencial, Trump hizo explícitas sus expectativas para la frontera, mientras rechazaba las críticas de su rival Jeb Bush, el ex Gobernador de Florida.

“Jeb Bush acaba de hablar sobre mi propuesta de frontera para construir una ‘cerca'”, escribió en Twitter. “¡No es una valla, Jeb, es una PARED, y hay una GRAN diferencia!”, dijo.

Pero el domingo, la asesora de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, llamó a la discusión de la aparente contradicción “un argumento semántico tonto”.

“Puede haber una pared en algunos lugares, puede haber listones de acero, puede haber mejoras tecnológicas”, dijo Conway al Fox News Sunday. “Pero solo decir pared o no pared es muy poco ingenioso y se está volviendo completamente ciego a lo que es una crisis en la frontera”, expuso la funcionaria.

Mientras tanto, ninguna de las partes parecía lista para ceder su posición negociadora. Los dos grupos políticos tuvieron poco contacto directo durante el estancamiento, y Trump no pidió a los republicanos, que hasta este jueves tendrán un monopolio en el poder, que mantuvieran al Congreso en sesión.

Las conversaciones han estado en un punto muerto durante más de una semana, después de que los demócratas dijeron que la Casa Blanca ofreció aceptar 2.500 millones de dólares para la seguridad de la frontera. El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, le dijo al Vicepresidente Mike Pence que no era aceptable ni se le garantizaba que Trump, bajo la intensa presión de su base conservadora para cumplir su promesa de campaña, se conformaría con esa cantidad.

Conway afirmó el domingo que “el Presidente ya se ha comprometido” y cedido en el tema, pues originalmente pidió unos 25 mil millones de dólares, por lo que solicitó a los demócratas que regresen a la mesa de negociaciones.

“Es con ellos”, dijo, explicando por qué Trump no estaba contactando a los demócratas.

Los demócratas sostienen que ya le han presentado a la Casa Blanca tres opciones para terminar el cierre, ninguna de las cuales financia el muro, e insisten en que es un movimiento de Trump.

“En este punto está claro que la Casa Blanca no sabe lo que quiere cuando se trata de seguridad fronteriza”, dijo Justin Goodman, portavoz de Schumer. “Si bien un funcionario de la Casa Blanca dice que está dispuesto a comprometerse, otro dice que el Presidente se mantiene firme en no menos de 5 mil millones de dólares para el muro. Mientras tanto, el Presidente twitea culpando a todos menos a sí mismo por un cierre que llamó más de 25 veces”, mencionó al respecto.

Después de cancelar unas vacaciones en su club privado de Florida, Trump pasó el fin de semana en la Casa Blanca. Se ha mantenido fuera del ojo público desde que regresó el jueves temprano de un viaje de 29 horas para visitar a las tropas de los Estados Unidos en Irak, y en lugar de eso, usó Twitter para atacar a los demócratas. También se movió para defenderse de las críticas de que no podía cumplir con el muro mientras el Partido Republicano controlaba tanto la Cámara de Representantes como el Senado.

“Para aquellos que ingenuamente preguntan por qué los republicanos no obtuvieron la aprobación para construir el muro en el último año, es porque EN EL SENADO NECESITAMOS 10 VOTOS DEMÓCRATAS, y nos darán NINGUNO para la Seguridad Fronteriza”. tuiteó. “Ahora tenemos que hacerlo de la manera más difícil, con un cierre”.

Trump almorzó el domingo con la Senadora republicana de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien dijo que esperaba terminar el cierre ofreciendo incentivos a los demócratas para que voten por fondos del muro.

“Para mis amigos demócratas, nunca habrá un acuerdo sin fondos del muro”, dijo Graham en CNN antes de la reunión con el Presidente.

Graham propuso ayudar a dos grupos de inmigrantes a obtener la aprobación para continuar viviendo en los Estados Unidos: las y los aproximadamente 700 mil jóvenes dreamers que llegaron ??a Estados Unidos sin documentación como niños y cerca de 400 mil personas que reciben el estado de protección temporal porque son de países que luchan con desastres naturales o conflictos armados . También dijo que el compromiso debe incluir cambios en la ley federal para desalentar a las personas a que intenten ingresar a los EU de manera ilegal.

“Los demócratas tienen la oportunidad de trabajar conmigo y con otros, incluido el Presidente, para otorgar estatus legal a las personas que tienen vidas muy inciertas”, dijo Graham.

Después de reunirse con el Presidente, Graham dijo que Trump tenía una “mentalidad abierta” acerca de un acuerdo de inmigración más amplio, y dijo que también se habla una oportunidad para abordar los problemas más allá del muro fronterizo. Pero un intento anterior de alcanzar un compromiso que abordara el estado de los dreamers se rompió el año pasado como resultado de las crecientes demandas de la Casa Blanca.

Mientras pedía a los demócratas que negociaran, Trump ignoró las críticas de que su Gobierno era responsable de las recientes muertes de una niña y un niño migrante bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza. Trump afirmó que las muertes fueron “estrictamente por culpa de los demócratas y sus patéticas políticas de inmigración que permiten a las personas hacer el largo viaje pensando que pueden ingresar ilegalmente a nuestro país”. Sus comentarios en Twitter se produjeron cuando su Secretario de Seguridad Nacional se reunió con profesionales médicos y ordenó cambios en las políticas destinadas a proteger mejor a la niñez detenida en la frontera.

Anteriormente, Trump había mejorado el límite al amenazar nuevamente con cerrar la frontera con México para presionar al Congreso para que cediera a su demanda de dinero para pagar un muro. Los demócratas están prometiendo aprobar una legislación que restaure al Gobierno tan pronto como tomen el control de la Cámara de Representantes el jueves, pero eso no logrará nada a menos que Trump y el Senado controlado por los republicanos lo acepten.

El cierre de Gobierno obliga a cientos de miles de trabajadores y contratistas federales a quedarse en casa o trabajar sin remuneración.