• MONITOR

Retrocede 10 años presupuesto UNAM


*Equivaldría al de hace una década.


Ciudad de México. En términos reales, el PPEF sería un retroceso a los montos ejercidos a principios de la década, señala José Franco, coordinador del FCCyT. Tan sólo para Conacyt, sería asfixiante, añade.

En agosto de este año, el entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo ante la comunidad científica que si bien no aumentaría el presupuesto a ciencia y tecnología, como sí lo refirió en campaña, éste no disminuiría en términos reales, lo cual no cumplió.

Para entonces, López Obrador había asistió al Palacio de Minería a un encuentro con la comunidad científica, académica y empresarial vinculada con el sector de ciencia, tecnología e innovación. De mano del rector de la UNAM, Enrique Graue, se le entregó el documento Hacia la consolidación y desarrollo de políticas públicas en ciencia, tecnología e innovación. Objetivo estratégico para una política de Estado 2018-2024, una hoja de ruta sobre el sector para los próximos años propuesta por expertos de diferentes instituciones de todo el país.

Aunque aseguró que su gobierno mantendría al menos el presupuesto compensando la inflación, la Propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2019 presenta un recorte para todo el sector de más de dos mil 600 millones de pesos, que incluye a dependencias de gobierno e instituciones académicas que realizan investigación científica, como la UNAM, UAM, IPN, Cinvestav…, para mantenerse en cerca de los 89 mil millones de pesos. En este monto se reducen asignaciones a Conacyt y aumentan a la SEP, entre otros cambios.

Por otra parte, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) —que ejerce el 30 por ciento del total del presupuesto del sector, a través del Ramo 38— tuvo una reducción de cerca de tres mil millones, para quedar en alrededor de 28 mil millones; la disminución es de alrededor del 13 por ciento, con respecto al presupuesto de 2018, la cual se agrega a los recortes sufridos los últimos tres años. En su conjunto sumarían casi una reducción del 50 por ciento en términos reales desde 2016.

“En pesos constantes de 2019, y con el ajuste de los presupuestos anteriores, encontramos que el presupuesto de Conacyt actual es similar al de 2011, que a su vez creció marginalmente respecto al de 2009”, señala José Franco, coordinador del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT).

“Estamos retrocediendo alrededor de una década, lo cual es muy preocupante porque si bien para entonces el presupuesto no era adecuado, lo es mucho menos en las condiciones actuales: las becas se han duplicado y el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) se incrementó, a lo cual se suman las Cátedras Conacyt”.

Tan sólo en estos tres rubros —10 mil millones para becas; cinco mil millones para el SNI y 1.5 mil millones para Cátedras Conacyt— representan casi 17 mil millones de pesos, más los cinco mil millones más destinados a los Centros Públicos de Investigación (Centros Conacyt). Quedarían sólo cerca de seis mil millones para llevar a cabo los nuevos proyectos que ha planteado la nueva directora de la institución, Elena Álvarez-Buylla. “Es decir, con el presupuesto presentado se está asfixiando al sistema de ciencia y tecnología”, enfatiza Franco.

“Si bien se buscan hacer economías y hacer más eficiente el gasto en Conacyt, el recorte en el presupuesto actual no lo permitirá, como tampoco que las cosas vayan bien para el sector, que saldría fuertemente lastimado con los recortes”.

*CONTRADICCIONES.

El total del presupuesto destinado al sector está representado en las erogaciones destinadas al Programa de Ciencia, Tecnología e Innovación (Peciti), dividido en varios ramos. En el ramo 18 se encuentran, por ejemplo, Energía, con más de seis mil 600 millones; Economía, mil 400 millones; Salud, seis mil 200 millones y Agricultura, siete mil 100 millones de pesos, por mencionar las que emplean mayores porcentajes del Peciti, aunque también se encuentran la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marina, Gobernación, Medio Ambiente, PGR, Turismo, SCT, con menores montos.

De este conglomerado de dependencias, quien recibiría un mayor monto en el rubro de ciencia, tecnología e innovación no es Conacyt, que debería ser la cabeza rectora del sector, sino la SEP, que en el ramo 11 recibe un monto mayor: 34 mil 300 millones de pesos.

“Casi el 40 por ciento de los recursos del Peciti lo recibe la SEP, con lo cual parece que se intenta promover la investigación en las universidades del país, lo que está bien; pero esta señal resulta contradictoria si por otra parte se disminuye el presupuesto a la UNAM, UAM, IPN, Cinvestav… Están reduciendo el presupuesto de aquellos grupos a los cuales supuestamente les debe aumentar”, abunda Franco.

Fuente: La Crónica