• MONITOR

Con dulces drogan a hombres mayores para robarles



Ciudad de México. La Procuraduría capitalina, alertó la víspera, sobre una nueva modalidad de robo en la que hombres de entre 50 y 60 años de edad, son el objetivo de mujeres jóvenes y atractivas, las cuales, según los drogan con dulces o chicles, para asaltarlos.

De acuerdo con la información, este modus operandi se ha replicado en los alrededores de plazas comerciales de la capital del país, y podría extenderse al Estado de México.

Las víctimas son hombres de entre 50 y 60 años de edad, a quienes en cuestión de minutos los despojan de vehículos, dinero en efectivo, relojes y otros accesorios

Los afectados aseguraron que fueron “enganchados” por mujeres que les hacen plática y luego los drogaron con dulces o chicles.

El hecho más reciente ocurrió la mañana del viernes, cuando la víctima, un hombre de 66 años de edad, estacionó su vehículo cuando fue abordado por una mujer “de muy buen aspecto”, quien le dijo que el auto “estaba en perfectas condiciones” y le hizo plática por varios minutos.

La mujer, según declaraciones de la víctima a las autoridades ministeriales, tenía acento venezolano o colombiano y mientras platicaban, le ofreció un dulce.

Minutos después, según la narrativa de hechos, empezó a sentirse mareado, luego sintió un arma de fuego en la espalda y así fue llevado a una bodega, donde le exigieron las llaves del auto y todas sus pertenencias.

Mientras la víctima perdía el conocimiento, la mujer que en un principio le habló con voz amable le dijo: “Sigue caminando cabrón”, al tiempo que se le emparejó un segundo cómplice que lo llevó hasta lo que el hombre de 66 años de edad identificó como una bodega, donde dijo, había por lo menos otras tres personas.

En su intento por defenderse, la víctima se peleó a golpes con uno de sus captores. El médico legista detalló, en un informe, que el afectado tenía golpes en la cara y una lesión en la mano izquierda presuntamente causada por los delincuentes.

El hombre despertó 12 horas después en un motel cercano. Confesó ante el Ministerio Público que desconoce cómo fue que llegó a ese lugar y, además, reportó el robo de su vehículo, su cartera con 700 pesos en efectivo, todas sus tarjetas de crédito y débito, sus identificaciones y un teléfono iPhone 8 y un reloj de la marca Tag Heuer.

Esta nueva modalidad de robo, en el cual las víctimas son supuestamente “enganchadas” por mujeres que los drogan con dulces, alertó a las autoridades, pues de noviembre a la fecha, han recibido cuatro denuncias diferentes donde el modus operandi es el mismo: las víctimas despiertan en moteles de paso y aseguran que fueron drogados con dulces.