• MONITOR

En Luvianos, deja administración perredista grandes pendientes



(Foto archivo)

*Reclaman habitantes obras anunciadas que jamás se entregaron.

*Recibirá alcalde electo municipio sucio e inseguro.

Luvianos, México. Varias obras inconclusas e infraestructura urbana bastante deteriorada, además de calles sucias e inseguridad, será la herencia que dejará el alcalde perredista, al presidente municipal electo Alfredo Jaimes Benítez, quien recibirá en breve un municipio con graves problemas.

De entrada el político de extracción priísta, deberá enfrentar el reto de abatir, no solo el rezago histórico en este municipio del sur del Estado de México, en donde la presencia del crimen organizado, es un terrible estigma y una amenaza constante.

Tendrá asimismo que dar continuidad a. varias obras inconclusas, cuya inversión cuantiosa no se justifica plenamente, sobre todo en los sitios donde solo se coloco la primer piedra, o aquellas cuya construcción se encuentra a medias desde hace mucho tiempo, por lo que, en varios casos, se encuentran en ruinas por el vandalismo, como la Plaza "Estado de México" en este municipio.

En su caso, la Plaza “Estado de México”, cuya inversión se anuncio con 7 millones 491 mil 992 pesos, recursos aportados por el gobierno estatal, colocándose la primera piedra en agosto de 2016, cuando el actual alcalde Anibal Martínez presumía el resultado de una “gestión sin precedentes”, mediante la cual logró pactar para el primer año de su administración, una cantidad histórica para diversas obras de las cuales, muchas ni siquiera se cristalizaron.

En esa ocasión el edil que está por dejar el cargo, explicó: “estamos metidos en la fuerte gestión ante dependencias estatales y federales, prueba de ello es que en próximos días quedará una bonita plaza, un espacio donde las familias luvianenses podrán asistir a cualquier hora del día; estará ubicada en la unidad deportiva”. En ese entonces, el proyecto era tener un “complejo deportivo y recreativo” para inaugurarse a principios del 2017, en una superficie aproximada de 3 mil metros cuadrados, lo cual nunca ocurrió.

Martínez Peñaloza ofreció a los luvianenses: “un hermoso espacio que reunirá en el mismo sitio el contexto deportivo y el cultural para la recreación y activación física de los luvianenses”, ratificándose el anuncio por el entonces representante en la región del gobernador Eruviel Ávila, José Mejía Peñaloza, quien acudió a colocar esa primera piedra; esa obra se realizó y destacó en el primer informe de gobierno de Anibal Martínez, en diciembre de ese mismo año (2016).

En su mensaje el alcalde luvianense resaltó “estas grandes obras, la Universidad Bicentenario, cuya primer piedra se colocó en noviembre del 2017; la biblioteca digital, la plaza estado de México y el sistema de agua potable de la Sierra de Nanchititla”, obras que hoy se encuentran abandonadas, inconclusas, inoperantes o fantasmas; aún cuando fueron anunciadas como grandes logros y de altos beneficios; pero algunas hasta tienen anécdotas muy singulares.

Asimismo otro caso bien conocido, es el de la inauguración-entrega del Sistema de Agua Potable de la Sierra de Nanchititla”, según empleados del ayuntamiento, José Mejía Peñaloza tuvo altercado fuerte con el alcalde, quien se negaba a recibir una obra inservible; pero la presión fue demasiada, y no quedo más remedio, la autoridad municipal, encabezada por Anibal Martínez “recibió” la obra estatal, pero no hay distribución efectiva de agua en la sierra.

El otro ejemplo es la Biblioteca Digital, cuya edificación no se concluyó, aunque se anuncio una inversión de casi 30 millones de pesos; la muchas veces prometida Universidad para Luvianos, a la cual destinaron cinco millones de pesos para iniciar su construcción, pero solo se colocó la primera piedra; solo la “Plaza Estado de México” parecía tener todo en regla, el proyecto se realizó al cien por ciento, pero quedo en el abandono y ahora están muy deterioradas las instalaciones.

Un grupo de pobladores tomaron iniciativa y hace unos días acudieron a realizar faena para recuperar ese espacio, donde se invirtieron más de 7 millones de pesos, la cantidad no corresponde a lo construido, por tanto consideran necesario una auditoria y explicación precisa del por qué esas obras, en donde tanto dinero gastaron, no han beneficiado a nadie hasta el momento.