• MONITOR

Editorial



Ante la austeridad que tanto se presume en estos tiempos, y que al parecer alcanzó al Congreso mexiquense controlado por morenistas, diputados locales, sobre todo aquellos que ya habían ocupado una curul en “época de vacas gordas”, comenzaron a resentir la falta de bonos y el pago de otras “menudencias”, como casetas de peaje y hasta la boleada de zapatos.

Varios legisladores se quejan por ahora en voz baja, y dicen que el pago de gasolina, no es suficiente, pues su salario se ve lastimado al viajar a la capital mexiquense desde regiones alejadas como Texcoco; al parecer ahora si están sufriendo un poquito, la realidad de millones de ciudadanos de a pie que sobreviven con el mínimo.

A propósito de la legislatura… la comparecencia de varios secretarios con motivo de la glosa por el Primer Informe del gobernador Alfredo de Mazo, pasó sin mayores sorpresas, no obstante la abrumadora “oposición” en el Congreso local, donde apenas se tornaron interesantes los reclamos que diputados externaron durante la participación del titular de Salud mexiquense, Gabriel O’Shea Cuevas, a quien exigieron que se aclaren los presuntos desvíos en ese sector, durante el sexenio que encabezó Eruviel Ávila Villegas, y cuando César Gómez Monge estaba al frente de la dependencia.

La titular de Seguridad en Estado de México, Maribel Cervantes, tampoco salió muy bien librada; en respuesta a los magros logros que presumió en la material, los diputados le recordaron que la entidad continua siendo primer lugar en feminicidios, además de que ocupa los primeros lugares en otros delitos de alto impacto como homicidio doloso, denuncias por lesiones dolosas, robo en transporte público y de vehículos con violencia.

El secretario de la Comisión de seguridad, diputado Reneé Alfonso Rodríguez Yánez (PAN), abiertamente le dijo que el Ejecutivo se ha visto rebasado, por los altos índices de violencia a falta de políticas eficientes en la prevención, capacitación, inversión y justicia efectiva.

Datos de INEGI establecen que en 2010 el Estado de México contaba con una tasa de 26 mil 705 víctimas de delitos por cada 100 mil habitantes; hoy se tiene una tasa de 46 mil 705, lo que representa un aumento en un 90% en la violencia.