• MONITOR

Persiste imagen de inseguridad en torno al sur mexiquense


**Habitantes del resto de la entidad piensan que es inseguro viajar a municipios sureños

**La fama de municipios como Luvianos es negativa, pese a control en la seguridad


Toluca, México.- De acuerdo con una encuesta realizada por este medio de comunicación, la imagen de inseguridad que tiene la región sur del Estado de México, persiste entre los habitantes de otras regiones de la entidad, así como entre los migrantes sureños que habitan en la Unión Americana.

No obstante los atractivos que albergan los municipios de la llamada tierra caliente, mexiquenses del Valle de Toluca y Valle de México, dijeron que evitan viajan a esa zona por temor a ser secuestrados o extorsionados. Ocho de cada diez personas entrevistadas por “El Monitor”, indicaron que evaden demarcaciones como Luvianos, Amatepec, Tejupilco y Tlatlaya entre otras, debido a la presencia del narcotráfico.

Fernando quien es originario de Toluca y comerciante de productos de papelería, dijo que desde hace tres años dejó de llevar mercancía al sur mexiquense, por temor a los asaltos y peor aún a ser secuestrado. “En Tejupilco y Luvianos tenía varios clientes que me hacían pedidos importantes, pero dejé de ir porque no quiero exponerme, lo mejor es no tener tratos en esa región”, apuntó.

Asimismo cinco de cada diez entrevistados, dijeron que es mentira que la seguridad se encuentre controlada por el gobierno en la región sureña del Estado de México, donde es bien sabido que un grupo del crimen organizado tiene fuerte presencia, por lo que continúan delitos como la extorsión y el secuestro.

De 80 personas cuestionadas al respecto, el 80 por ciento, entre éstas sureños que han emigrado a Toluca y Ciudad de México, coincidieron en que en que los municipios del sur son “una isla” en el Estado de México, donde el crimen impone las reglas y brinda seguridad a los habitantes, prueba de ello, señaló Rodrigo quien pese haber nacido en Amatepec tiene 25 años viviendo en la capital mexiquense, son la serie de retenes que existen para ir de una comunidad a otra.

En mi tierra hasta para acceder al Parque Cañadas de Nanchititla hay que atravesar retenes que definitivamente no son del Ejército, si bien hay mucha presencia de soldados, también la hay de integrantes de “La Familia”, ellos si tienen el control de la seguridad, aseveró.

A su vez doña Lorenza, quien también es originaria de Luvianos, pero vive en San Antonio Texas, aseguró que cuando regresa a su tierra para asistir algún evento familiar importante o a las fiestas de fin de año, delitos como la extorsión son comunes. “A Luvianos en mejor llegar sin hacer ruido y en camión o alguna troca viejita, porque si ven dólares seguro te caen para quitártelos”, señaló la mujer de 50 años de edad.

A su vez Raquel, empresaria mexiquense, también originaria de Luvianos, destacó que ante el clima de inseguridad que se apoderó de tierra caliente, se vio en la necesidad de traer a vivir a sus padres a Toluca. “Ya no era conveniente bajar, ni siquiera con seguridad, para qué tentar la suerte, es mejor no ir para nada”.

Asimismo Gabriel, quien es originario de Tlatlaya, pero vive en Ciudad de México, alertó que no es buena idea acudir seguido a visitar a su familia. “Antes iba cada año a la fiesta del pueblo, desde 2014 dejé de hacerlo, no es grato encontrar a quienes fueron mis compañeros en primaria y secundaria, muchos de ellos trabajan para el crimen, te saludan amablemente y todo, pero me da miedo por mi familia”, apuntó el sureño cuyos apellidos al igual que de todos los declarantes son omitidos por seguridad.

A su paso por Luvianos, Rosa quien vive en Florida en los Estados Unidos, comentó que al llegar a su tierra natal se encontró con que un terreno que compró con mucho esfuerzo había sido invadido por su vecino, por lo que no tuvo más remedio que “pedir ayuda a los malos”, para que le devolvieran su tierra. “Aquí es bien sabido quien manda, yo no vivo en Luvianos desde hace tiempo, vengo cada año y esta vez no tuve más remedio que irlos a ver. De inmediato llegaron, golpearon al invasor y le advirtieron que respete, así se solucionó de inmediato mi problema”, señaló la mujer originaria del Cerro de San Miguel.

Al igual que Rosa el 50 por ciento de las personas encuestadas y que tienen algún nexo familiar en los municipios del sur, coincidieron en que la seguridad si está controlada pero por el narcotráfico que mantiene la zona apacible, sin que ello implique que la extorsión y los levantones no continúen.

Ahí –en el sur-, ya no conviene ni siquiera pintar las casas, hace dos años se me ocurrió remodelar la fachada de mi casa en Tejupilco y de inmediato “me llegaron a visitar para que les diera dinero”, así no se puede, relató un médico –cuyo nombre pidió omitir-, “uno no puede trabajar para mantener a esa gente, mejor opté por vender lo poco que tenía y cambiar mi residencia y la de mi familia Naucalpan, donde la inseguridad también está terrible”, precisó.

A su vez Margarita, quien hasta hace un año vivía en Caja de Agua, dijo que pese a la falta de dinero, su esposo y ella decidieron salir huyendo de Luvianos, “ya no es el lugar en donde nos criamos, hay mucho malhechor, no es seguro para criar hijos”, aseguró la maestra rural, quien comentó que ante ese escenario decidieron comenzar de nuevo en Toluca.