• MONITOR

Editorial



Pareciera que de entrada la mayoría “morenista” en el Congreso mexiquense, tendrá que sortear un día sí y el otro también, el rencor de quienes se creyeron invencibles, agarrar pronto malicia, astucia, para aprovechar su posición y no dejarse avasallar por la minoría integrada por “viejos lobos de mar”, que pese a ser menos, la superan en experiencia y por supuesto en mañas. A la postre, la genética de los políticos es la misma, y aunque tienen por ahora el beneficio de la duda, imposible soslayar que dentro de Morena existen ex panistas, ex priístas y ex perredistas; vamos a ver “de qué cuero salen más correas”.

La conformación y distribución de las comisiones legislativas, determinará la manera en que fluirá la historia al interior del Legislativo. Aunque abrigados por la “experiencia” de los ex de otros partidos políticos y por los famosos asesores, que ojalá también fueran desterrados de la nómina, definitivamente no será sencillo para las diputadas y diputados Morena, modificar la Ley Orgánica del Poder Legislativo del estado.

La función apenas inicia, aún no hemos visto nada, si bien, soplan vientos de cambio en tierra mexiquense, seguramente la glosa que ocurrirá después del primer informe del gobernador Alfredo del Mazo, previsto para el viernes próximo, dará indicios de cómo harán su tarea los diputados del Estado de México, sobre todo los morenistas, de quienes se esperan hasta milagros.

Es imperante que Morena adecue las treinta y tantas comisiones que “crearon”, los “anteriores” legisladores, mismas que dieron magros resultados y en cambio se convirtieron en fuentes de “ingresos extras”, al amparo de las conveniencias partidistas; la oposición no está tonta y de entrada ya hay “jaloneos”, porque busca quedarse con las que considera las mejores comisiones.

La abrogación del Programa de Apoyo a la Comunidad, que era usado de manera discrecional por los diputados, es la primera medida de austeridad y legalidad que cumplen los diputados mexiquenses; es deseable que ahora sea avalada durante la aprobación del Paquete Fiscal 2019; seguramente aún se están cabildeando los “consensos” obligados, a fin de que sea “amparada” por los presuntos afectados.

Por otro lado, en los próximos días, la 60 legislatura del Estado de México, comenzará a llamar a integrantes del gabinete para que rindan cuentas del trabajo que han desempeñado al frente de sus áreas durante el último año; ahora sí los diputados no tendrán excusas para señalar fuerte y claro, las omisiones, la corrupción, la ineficacia, así como para “condenar” aquellos que han hecho mal su labor, la mayoría de morenista puede y debe hacerlo.

Ana Lilia García Castelán