• MONITOR

Venera Nanchititla a su santo patrono


*Feligreses de diferentes comunidades arribaron a este festejo que cada 10 de septiembre motiva la unidad y sana convivencia de miles de pobladores.

Luvianos, México. Cañadas de Nanchititla, comunidad emblemática del municipio de Luvianos, celebró con gran intensidad este 10 de septiembre su tradicional fiesta patronal en honor a San Nicolás Tolentino, actividad que de acuerdo a los pobladores, tiene una antigüedad de más de 70 años. “Cuando era niño ya se realizaba esta fiesta, en realidad no sabemos con precisión a partir de qué año inició”, comentaron habitantes de la tercera edad, quienes son los primeros en participar en las diferentes actividades programadas en esta fecha.

Desde temprana hora, esta población enclavada en lo alto de la sierra inició a recibir a feligreses de comunidades hermanas, entre ellas El Reparo, La Estancia, Rincón de Arrayanes, Los Hormigueros, El Sauz, Palo Gordo y varias más; todos ellos motivados por la idea de participar en este festejo que año con año es una de las fechas más esperadas por los habitantes de esta región.

Una costumbre que ha distinguido al pueblo de Cañadas durante este festejo religioso, es el acudir a recibir a sus invitados en el acceso a la comunidad, para ello van acompañados de una imagen de San Nicolás Tolentino que adquirieron para salir fuera del templo religioso (la otra siempre permanece en el interior).

En esta ocasión, como invitados especiales acudieron feligreses de otras comunidades aledañas que arribaron en procesión, entre ellas vale la pena destacar la visita de católicos de la comunidad de Bejucos, perteneciente al municipio de Tejupilco, quienes por segundo año consecutivo realizaron toda una travesía que inició a las 4:00 de la mañana para concluir al filo del mediodía, hora en la que finalmente llegaron a Cañadas de Nanchititla donde ya eran esperados con música de viento y cohetones.

En la celebración religioso que tuvo lugar en punto de las 13:00 horas y donde también 65 jóvenes recibieron el sacramento de la Confirmación, el vicario Arturo Pérez Bringas felicitó a los pobladores por mantener vigente esta festividad que es motivo de convivencia entre las comunidades que integran esta parroquia. En este contexto, Pérez Bringas se refirió al sacramento de la Confirmación no como un requisito u obligación, sino como un paso más en la formación de las personas católicas.

Al tiempo que se desarrollaban las procesiones y celebraciones religiosas, en el atrio de este templo se llevaba a cabo la instalación de un castillo de enormes dimensiones, el cual fue encendido de acuerdo a las costumbres, después de las 10:00 de la noche, ello durante un baile que se celebró con motivo de esta fecha.

A lo largo de este día, también cabe destacar que en la cancha de usos múltiples ubicada en la plaza principal de este pueblo, decenas de varones disfrutaron de un encuentro de voleibol, -deporte que en las comunidades de la sierra tiene gran popularidad-, ahí disputaron varios partidos equipos locales contra visitantes de otras localidades, entre ellas de sus eternos rivales: El Reparo.

La fiesta en honor a San Nicolás Tolentino, cabe agregar que también fue una fecha triste para algunas familias, ya que se cumplió un año más del incidente ocurrido hace poco más de 12 años en donde al menos tres personas fueron asesinadas a las afueras de esta comunidad cuando fueron asaltados por sujetos de quien aún se desconoce su identidad.

Como es de recordarse, durante aquel trágico festejo, la tarde del 10 de septiembre, los comerciantes y visitantes que acuden a esta fiesta habían salido del pueblo con destino a sus lugares de origen formando una caravana de vehículos, sin embargo, a unos kilómetros de la comunidad, los comerciantes que encabezaban el convoy fueron emboscados para ser asaltados, ante ello personas de esta zona intervinieron y lamentablemente algunos perdieron la vida tras recibir certeros disparos por parte de los asaltantes que nunca fueron detenidos. Con el paso de los años, esto se ha superado, sobre todo porque Cañadas dejó de ser una comunidad insegura a partir de la instalación de un batallón de la Sedena que desde el año 2014 opera formalmente en este lugar.