• MONITOR

Desanimados mezcaleros sueños, pese a denominación de origen


Tlatlaya, México. Agro productores sureños mostraron poco entusiasmo ante la noticia de que se otorgó a la región sur de la entidad, la denominación de origen para la elaboración de mezcal, misma que fue publicada el pasado 8 de agosto del 2018 en el Diario Oficial de la Federación, anotándose para tal efecto los municipios de Almoloya de Alquisiras, Amatepec, Coatepec Harinas, Ixtapan de la Sal, Luvianos, Malinalco, Ocuilan, Sultepec, Tejupilco, Tenancingo, Tlatlaya, Tonatico, Villa Guerrero, Zacualpan y Zumpahuacan.

No obstante que se trata de un logro, los productores de sur mexiquense, ahora lanzan un SOS para recibir el apoyo que necesitan de entrada para cubrir el gasto que implica el pago de la citada denominación, mismo que en realidad está fuera del alcance de la mayoría.

Ante la noticia, productores de este lugar, así como de Luvianos, dijeron que todo el esfuerzo realizado durante 20 años, no les ha valido recibir el apoyo necesario para el sector mezcalero, donde hay rezagos de toda índole.

En ese sentido apuntaron que la mayoría de ellos, no puede pagar los más de 250 mil pesos para obtener la certificación de su denominación de origen, así como otros pagos, además de la inversión para todo lo relacionado con la producción y marca, y el derecho a usar palabra mezcal para su producto, como en este caso el reconocido “Zihuaquio”, considerado uno de los mejores a nivel nacional.

Conseguir esta denominación de origen no fue tarea sencilla, implicó muchos años de gestión, trámites, además de experimentar con rústicos alambiques; productores recuerdan el interés y apoyo decidido otorgado por Heberto Barrera Velázquez, cuando fue titular de la Secretaria de Desarrollo Agropecuario, casi veinte años atrás, desde entonces los productores se interesaron en hacer de esta siembra una actividad preponderante.

Sin embargo, la lentitud en tramites desalentó a muchos de ellos, lo cual también ocurrió con los productores de café en Amatepec, pues a pesar de lograr cosechas de alta calidad no ha sido una actividad muy redituable; así como con otros productos, incluida la producción ganadera, cuyos costos de carne en pie o en canal, están por debajo de la media nacional, porque en el Estado de México no se ha logrado levantar las banderas blancas de sanidad total.

Pese a conocer los beneficios de las denominaciones de origen, los productores mexiquenses sureños no creen tener con esto una oportunidad real de prosperar; además, dijeron, la conversión de cultivos requiere también un proceso largo y paulatino; en muchos de estos municipios lo han intentado con las flores, pero la producción se ha concentrado principalmente en Ixtapan de la Sal y Villa Guerrero, y en menor cantidad en municipios aledaños, anotándose al paso de los años los graves problemas de salud por la contaminación de suelos con los agroquímicos.

Otro obstáculo, consideran. es competir con la fama lograda ya por muchos años del mezcal “Zihuaquio”, producido en Guerrero, estado que ocupa en teoría, el segundo lugar a nivel nacional en producción de mezcal; pero ni por eso han logrado el apoyo suficiente; muy pocas empresas cuentan con la certificación del Consejo Regulador del Mezcal, aunque tiene ya algunos años de contar con la Denominación de Origen por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial,

El camino para producir el mezcal no es nada sencillo, las tierras en el sur son óptimas, pero para la plantación deben certificar la parcela donde sembraran el maguey; también deben certificar la “vinata” o alambique para destilarlo, así como donde lo van a embotellar, finalmente deben certificar al comercializador de esta bebida, además de cumplir con las normas de COFEPRIS y del SAT. Tanto tramite inhibe casi por completo la producción necesaria para generar ganancias importantes con la elaboración de mezcal, afirmaron.

Mucho menos se atreven a pensar en la comercialización y exportación de productos, como ocurre con el tequila en Jalisco, cuya cadena productiva es transversal y beneficia también al sector turístico; esto sucede con otros estados para los cuales lograron obtener la denominación de origen como el Ámbar de Chiapas, Arroz en Morelos; Café de Chiapas y Veracruz, Charanda de Michoacán, Chile Habanero de Yucatán, Mango Ataulfo de Chiapas; Vainilla de Papantla, Cacao de Grijalva, entre otros productos y bebidas, en total 15 denominaciones de origen.

Con la oportunidad de elaborar ahora en el sur mexiquense uno de los productos más representativos de México, se podría tener un impacto incluso a nivel internacional, pero no será posible sin los apoyos suficientes para detonar rápidamente la siembra y producción del mezcal, pues aunque los promotores y especialistas consideran esta actividad como un motor de desarrollo, con beneficio para pequeños productores, el panorama aún no es seguro para iniciarse en esta agroindustria.

Con esta denominación, los 15 municipios mexiquenses contemplados, tendrían la posibilidad de obtener recursos del Gobierno federal y estatal para sembrar, cosechar, destilar, procesar, envasar y comercializar esta tradicional bebida, producida en cantidades importantes en los estados de Guerrero y Oaxaca, principalmente, además de Durango, San Luis Potosí y Zacatecas.