• MONITOR

EDITORIAL



En vísperas de su Primer Informe, se antoja que el titular del Ejecutivo mexiquense, haga una depuración –muy humana- en su “equipo” de trabajo más cercano, para evitar que le “envuelvan en celofán”, las omisiones y descuidos, de muchos que dicen trabajar al parejo; a estas alturas, algunos secretarios, directores, subdirectores, coordinadores y jefes, parecen estar de adorno, simplemente no operan, pero bien que cobran.

A cinco años de que concluya su gestión, es buen momento para que el mandatario estatal, refuerce su equipo de trabajo y de una vez por todas, “se sacuda” aquellos que no han cumplido cabalmente con su responsabilidad en la administración, (seguro habrá muchos que se den por aludidos), sobre todo ahora que estará bajo la lupa de quien fungirá como coordinadora general del gobierno de la República en el Estado de México, una vez que arranque el nuevo gobierno federal. Recientemente doña Delfina Gómez, dijo que no llegará a Toluca para “meterle el pie al gobernador, ni para restarle autoridad”... como dijo don Teofilito: “ya veremos”.

Lamentable, todos, -sin excepción-, los integrantes del equipo del gobernador, “trabajan”, para quedar bien, con su patrón y se olvidan que el patrón de todos es el ciudadano. Ante lo que puede ocurrir en los próximos cinco años, es tiempo de que la administración se blinde con funcionarios altamente comprometidos, que se releve a quienes no abonan, -nombres podríamos citar muchos, pero cada quien sabe sus omisiones-, aplicar el refrán: “mucho ayuda el que no estorba”, para que el ciudadano mexiquense, ahora si sepa quién es el Gobernador del Estado.

A once meses de que arrancó este gobierno, existen regiones, donde se ha proyectado más la imagen de dos secretarios, que la del mandatario mexiquense; en tanto que el encargado de la política interna de la entidad, así como quien procura justicia a la población, ambos figuras importantísimas en la administración, se mantienen de bajísimo perfil.

Los espectaculares actos que le “montan” al Jefe del Ejecutivo estatal, algunos los titulares de las dependencias, les sirven para nutrir su “personal proyección” y no para atender ancestrales carencias; en éste renglón, nos sobran ejemplos. Es deseable que a punto de cumplir un año al frente del Estado de México, el Gobernador esté enterado de lo que hacen los empleados de “primer nivel”.