• MONITOR

Claman por agua



Tejupilco, México. No obstante las acciones emprendidas para subsanar el tema de la escasez de agua en varios municipios del sur, los ganaderos de la región son los más golpeados por la sequía que se vive de manera indefinida, la cual después de muchos años, los obliga a caminar con sus animales largas distancias, a fin de que éstos puedan abrevar.

Moisés López Jaimes, presidente la Asociación Ganadera Productores Unidos de Luvianos con sede en la Sierra, dijo que la dotación de agua para este sector, continúa siendo un gran pendiente en la agenda nacional y estatal.

La escasez del vital líquido, -detalló el ganadero-, la cual se recrudece en temporada de estiaje, es un grave problema, porque también limita la producción del alimento que necesita el ganado en esta región calentana.

Ante la escasez de agua que ya es un problema añejo y que no ha sido atendido por ninguna autoridad, en gran medida porque se requiere una inversión importante, y porque se trata de una obra q ue no es rentablemente políticamente, es todo un reto para los ganaderos producir forraje de riego.

El presidente de la citada asociales, dijo que aún cuando se han planteado diversos proyectos para dotar de agua al ganado, ninguno ha sido apoyado hasta el momento. “Es necesario trabajar para captar agua… necesitamos al menos una presa, no bordos… el río Pungarancho que se une al Balsas, podría ser la solución para construir de entrada la represa que tanto necesitan.

López Jaimes, precisó en entrevista que en algunos poblados de la región, la falta de agua es aún una piedra en el zapato de quienes se dedican a criar ganado, quienes actualmente continúan perdiendo cabezas derivado de la sequía que muchas veces castiga esta región.

Criadores de ganado a escala menor, destacan que cada día deben caminar más, para llevar a sus reses hasta algún cuerpo de agua en donde puedan beber, lo cual es aún más difícil en temporada de estiaje, cuando la sequía se recrudece.

En ese sentido, Isabel Rebollar, quien es vecina de Tejupilco y se dedica a criar ganado, señala que cada día los potreros están más lejos de los manantiales o ríos donde los animales pueden calmar su sed, ante eso, la temporada de lluvias es una bendición.

La productora de ganado, reconoció que han existido épocas verdaderamente graves para quienes invierten en la crianza de ganado, sobre todo en años anteriores cuando la lluvia ha sido insuficiente para recargar los cuerpos de agua de la región.

De acuerdo con autoridades municipales, en Tejupilco existe un severo problema de abastecimiento, el cual resulta más grave para la gente que tiene ganado, ya que cuando escasea aún más el vital líquido existen pérdidas para sus propietarios.

Aunado a la temporada de estiaje, debido a lo accidentado de los terrenos durante la época de lluvias el agua se escurre, por lo que es urgente que se hagan algunas obras para la retención del vital líquido que permitan tener almacenamiento para enfrentar la temporada crítica.

De modo que se están buscando varias alternativas, pero mientras tanto la gente llena sus depósitos con el agua de pipas.