• MONITOR

Urgen apoyo productores de jícama de agua en Luvianos


Luvianos, México. En el último lustro la producción de jícama de agua, ha registrado un incremento en el sur del Estado de México, pese a la falta de apoyo que existe en torno a esta actividad productiva, que actualmente no cuenta con mercado, no obstante la calidad del fruto.

Aunque la jícama que se consume en la región, particularmente durante el otoño-inverno, proviene de entidades vecinas como Puebla, este municipio mexiquense, se ha sumado con éxito a su producción, la cual se comercializa en el mercado local.

En ese sentido, la comunidad de El Capire en Luvianos, es la principal productora de jícama de agua, cuya producción –aun incipiente-, se comercializa en carretera de la localidad en donde es adquirida a bajo costo por los automovilistas.

Aunque su producción avanza lentamente, quienes se dedican a la siembra de este fruto en Luvianos, consideran que por la calidad que han logrado, bien podrían comercializar la jícama sureña en las zona metropolitanas del Valle de Toluca y del Valle de México.

Arnulfo Porcayo, quien se dedica a la producción de este fruto desde hace algunos años, indicó que aún cuando carecen apoyo, con el paso del tiempo ha logrado una cosecha superior a las 15 toneladas, por lo que urge abrir más mercado.

“Por fortuna, cada año crece el interés de campesinos por cosechar la semilla de jícama, y por ende su producción. En el ciclo agrícola primavera-verano 2017, logramos una producción de más de 15 toneladas aquí en El Capire”.

Actualmente –señaló-, El Capire -a diez kilómetros de la cabecera municipal-, es la única comunidad donde se cosecha este fruto, cuya demanda se incrementa de manera importante previo a la temporada de muertos y culmina durante la navidad con las tradicionales posadas.

El productor sureño, hizo un llamado a las autoridades, a fin deque los productores de jícama reciban asesoría de apoyo, para lograr llevar su producto fuera de Luvianos.

Detalló que en la actualidad, municipios vecinos como Tejupilco y Temascaltepec, consume jícama proveniente del estado de Puebla, aun cuando la que se produce en Luvianos, superior en calidad. En este municipio calentano, se logra obtener un fruto más jugoso, de ahí que se le conoce como jícama de agua.