• MONITOR

A la alza picaduras de alacrán



Tejupilco, México. Durante el 2017 se registraron 12 mil picaduras de alacrán en el Estado de México, de entre las cuales, 10 mil 517 tuvieron en los afectados un grado de toxicidad leve. Los municipios donde prolifera el centruroides limpidus limpudis, una de las 7 especies de alacrán más venenoso del país, son Tejupilco, Tenancingo y Valle de Bravo.

En lo que va del año, la Secretaría de Salud estatal ha contabilizado más de 300 picaduras de dicho animal ponzoñoso cada semana, lo que llama a tomar diversas precauciones, especialmente en la zona sur de la entidad.

Generalmente pican durante la noche, cuando tienen un mayor grado de veneno dentro de su anatomía, y atacan al verse descubiertos o sentirse amenazados entre montones de piedras, leña, escombros, zapatos y ropa.

El Instituto de Salud del Estado de México recomienda aplanar y resanar techos, paredes y pisos a fin de que se les dificulte trepar por ellos, remover y limpiar constantemente muebles y cuadros, así como despegar las camas y cunas al menos 10 centímetros de las paredes.

En caso de ser picado por un alacrán se debe acudir de manera inmediata a un centro de salud para que identifiquen el grado de envenenamiento por ponzoña, pues existen tres tipos con síntomas que van desde dolor en el sitio de la picadura, salivación excesiva hasta vómitos, convulsiones, ceguera transitoria, hipertensión arterial y edema agudo pulmonar.