• MONITOR

¿Y quién defiende a los periodistas que no se venden?



Toluca, México. Reporteros Sin Fronteras (RSF), lanzó la víspera, un inédito dispositivo para distinguir a los "medios de comunicación rigurosos y fiables". Pero solo respecto a la fake news , las falsas informaciones de la red.

En los casi 50 años que llevo publicando artículos en la prensa mexicana (y ocasionalmente en otras), nunca se trata el tema de la prensa vendida directamente a los gobiernos, como es por desgracia lo usual todavía en este país.

Hay decenas de periódicos al servicio de los gobiernos y en México miles de periodistas que trafican con sus espacios y en lo particular, están inscritos en las listas de paga de los gobiernos.

Y ya no digamos en la televisión y la radio especialmente en tiempos como los actuales en que se renueva el botín, digo, los puestos de elección, empezando por el de presidente.

Y por otra parte, no sólo la medida más criminal de todas que es el asesinato se utiliza contra periodistas.

Hay otras muchas formas de presionarlo como es el despido de sus fuentes de trabajo, Los periódico pueden ejercer sin el menor problema y sin la menor protección ni de la ley ni de la solidaridad de los colegas...ni siquiera de los considerados "decentes” y/o amigos.

Este excelente proemio, de un trabajo prometido, por nuestra admirada Manu Donrbierer, en sus medios, merece éste espacio, en ésta publicación, que es de todos ustedes.

Hasta ahora, la iniciativa de RSF recibió el apoyo de la Agencia France Presse (AFP), la Unión Europea de Radio-Televisión (UER, alianza de medios europeos del servicio público) y la red mundial de jefes de redacción (Global Editors Network), que cuenta con 2.300 adherentes.

La iniciativa consiste en establecer normas de referencia, cuyo respeto permitiría a los medios que se sumen obtener una especie de sello de fiabilidad. Según RSF, esto permitiría distinguir positivamente a los medios rigurosos que respeten una batería de criterios, valorizando así su trabajo.

Las redes sociales (Facebook, Twitter…) y los motores de búsqueda tendrían así la posibilidad de privilegiar los medios certificados por el JTI en sus algoritmos, frente a otras fuentes de noticias.

También los anunciantes podrían decidir privilegiar estos medios para sus campañas publicitarias. RSF sugiere asimismo que estas normas pueden servir de “referencia” para las instancias de regulación, como los consejos de prensa que existen en la mayoría de países europeos, así como para las autoridades que atribuyen ayudas públicas a la prensa.

Según RSF, estas normas o estándares de calidad medirán, a través de indicadores, la transparencia de los medios, su independencia editorial, el uso de métodos periodísticos y el respeto de las reglas deontológicas (relativas al deber).

Esta concertación internacional, que en principio finalizará de aquí a fines del año próximo, estará abierta a los medios, asociaciones y sindicatos de periodistas, instancias de autorregulación, plataformas digitales, anunciantes y representantes de asociaciones y consumidores.

Además, los indicadores serán definidos bajo criterios del organismo francés de normalización, la AFNOR, y su homólogo alemán, el DIN.

Una vez se hayan establecido las normas, los medios podrán solicitar su sello de fiabilidad mediante un procedimiento todavía por definir.