• MONITOR

Derecho a salud, una ilusión en el sur



Tlatlaya, México. El cambio de gobierno en la entidad mexiquense, no sirvió para mejorar las pésimas condiciones que atraviesa el sector salud en el sur del Estado de México, donde habitantes de municipios como Tlatlaya y Luvianos, continúan “pasando las de Caín”, para acceder a este servicio.

En esta demarcación de tierra caliente, la situación no ha mejorado mucho en el último semestre, el medicamento continúa escaso y algunas clínicas de la red del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), siguen cerradas debido a la falta de galenos.

El ayuntamiento de Tlatlaya denunció que gran parte de su presupuesto de por si reducido, se va en apoyar a los tlatlayenses que enfrenan contingencias médicas; debido la incapacidad del sector salud para dar respuesta a la demanda que existe en este lugar, la comuna debe solventar desde partos hasta fracturas.

Al igual que en toda la zona sur, el hospital regional de San Pedro Limón, dependiente del Instituto de Salud del Estado de México, se encuentra en la ruina y que decir de las clínicas del sector salud que también permanecen en el abandono por lo que es imposible atender las emergencias en el momento que se presentan, así lo constata un recorrido de El Monitor por la zona.

Derivado de esa situación, durante los últimos meses el ayuntamiento de Tlatlaya, ha tenido que absorber el costo de al menos 30 cirugías médicas, casi todas llevadas a cabo de emergencia ya que estaba en juego de la vida de los pacientes. Se trata de casos de apendicitis, partos complicados y caídas de todo tipo que han puesto en riesgo la vida de niños, ancianos y mujeres particularmente, señala información vertida por la alcaldía.

En Luvianos las condiciones no son mejores, ahí hay muertos todos el tiempo, de acuerdo con la población se han incrementado el fallecimiento de mujeres en parto, así como de recién nacidos, lo cual se atribuye no solo a la austeridad que persiste en el hospital municipal Valerio Trujano Bicentenario, sino incluso a negligencia médica.

Al menos cada semana se registran tres casos de vecinos de Luvianos, que en caso de emergencia deben viajar hasta Toluca, porque ni aquí, ni en Tejupilco tenemos lo necesario para garantizarles una buena atención, aseguró una enfermera de ese hospital, quien pidió omitir su nombre por razones obvias.

En el caso del medicamento, dijo que las terribles condiciones de desabasto mejoraron un poco en los últimos meses, pero que aún están lejos de tener el 80 por ciento de abasto que presume la secretaria de salud del estado.

“Hay partos o intervenciones que se han complicado y de verdad tenemos que rezar para sacar adelante a los pacientes… nos falta material y medicamento, faltan también médicos; el hospital de Luvianos sigue funcionando de puro milagro”, resaltó.

Los reclamos de diversas clínicas, no sólo en el sur, sino a nivel estatal, se han dado a conocer desde inicios de 2017, cuando personal del sindicato del Isem se inconformó por los adeudos con el pago de créditos hipotecarios tramitados mediante el Fovissste, el caso fue evidente en la colonia Nueva Oxtotitlán de Toluca, en donde colocaron una manta a principios del mes de septiembre; allí, los médicos señalan que sostuvieron una reunión con autoridades del sector salud tras el cambio de gobierno estatal, aunque únicamente se quedó en compromisos verbales para la revisión de sus condiciones y exigencias.