• MONITOR

Sacrificio y devoción, distinguen la procesión del silencio en Tejupilco


*Desde hace décadas, la participación de los penitentes caracterizan las festividades de la Semana Santa, siendo esta una tradición única en la región sur del Estado.

Tejupilco, México. En el marco de la festividad de la semana santa que se celebra en este municipio del sur de la entidad, unos 180 penitentes participaron este 2018 en la ya tradicional procesión del silencio la cual fue presenciada por miles de habitantes y turistas que admiraron esta actividad caracterizada por el sacrificio, devoción y constancia de los feligreses participantes.

También llamada procesión de los penitentes, dicha actividad se llevó a cabo durante el Viernes Santo y Sábado de Gloria; en el primero de los casos, los hombres y mujeres que se decidieron a participar partieron como cada año de la parroquia de San Pedro Apóstol hacia el cerro del Calvario que se ubica en la colonia con el mismo nombre. Para el segundo día (sábado), la ruta fue en viceversa, es decir, del cerro del Calvario hacia la parroquia de San Pedro Apóstol.

En postura de crucificados, los hombres y mujeres que participaron como penitentes, llevaron a cuestas un tronco de madera con sus dos extremidades atadas al mismo, también llevaron una vela en cada mano, con la cabeza cubierta y con los pies descalzos.

El mayor de los retos fue sin lugar a dudas el último día, pues su difícil recorrido concluyó en la parroquia de San Pedro Apóstol a la cual ingresaron de rodillas a través de sus 34 escalones. Todos los penitentes fueron acompañados de sus familiares, quienes durante esta dificultosa travesía también sufrieron ante las evidentes muestras de cansancio, dolor y hasta llanto de quienes decidieron ofrecer este sacrificio.

El participar como penitente no es una decisión sencilla ni se debe tomar a la ligera, pues de acuerdo a quienes organizan año con año esta actividad, debe existir mucho compromiso y voluntad de los feligreses; asimismo vale resaltar que su propósito es dar cumplimiento a una promesa que se ofrece al momento de pedir un milagro y hay quienes se comprometen a participar desde uno hasta cinco años consecutivos; el no cumplir implicaría un hecho lamentable y fallar a una promesa que se realiza al Señor del Santo Entierro, al cual se venera durante las festividades de la Semana Santa en Tejupilco.

Bien a bien no se tiene certeza sobre el año en que esta procesión dio inicio en Tejupilco, sin embargo son varias décadas en la que los tejupilquenses participan en la misma; en ocasiones la cantidad ha llegado a superar los 200 aunque hay años en los que solo acuden unos 120 o 140, sin embargo vale destacar que esta tradición es única en la región sur del Estado.