• MONITOR

EDITORIAL



Mientras continúa el “reparto” de fuentes laborales en el gobierno federal, a conocidos mexiquenses que estaban en espera de “brincar” al equipo que por lo visto, acompañará al presidente Enrique Peña Nieto en la recta final de su administración… Otros actores políticos bien conocidos -más no queridos- en la entidad, se diluyen en afianzar su porvenir político. A nivel nacional, el PAN, PRD y Morena presentaron la víspera sus listas de plurinominales para el Senado, mismos que no tendrán que competir por el voto ciudadano, prácticamente tienen un escaño asegurado, el cual ahora sólo dependerá de la votación que obtengan sus partidos. El PRI a su vez, aún no ha hecho pública su propuesta para senadores ni diputados, sin embargo, no se esperan sorpresas, hace días suenan varios nombres de políticos del Estado de México, que serán premiados con esas posiciones, entre éstos Luis Miranda Nava.

En el contexto estatal, donde ahora la delincuencia se dedica a acorralar a los corredores de bienes raíces, quienes actualmente se juegan la vida al mostrar las propiedades que pretenden vender, como ocurrió la víspera con una joven que fue violada y asesinada el fin de semana, cuando mostraba una casa en el Valle de Toluca, es increíble que entre los cientos de panistas apasionados que aún sobreviven en territorio mexiquense, un solo grupo se adjudique el poder y decida las candidaturas. En el PRI por igual, las mismas caras. Ese mal por lo visto atañe a todas las fuerzas políticas, lo mismo ocurre en el PRD y en los partidos chicos, que están aún más escasos de caras nuevas. Es evidente que la generación de nuevos cuadros se ha detenido de manera intencional; crear pequeños Frankenstein ya pasó de moda al interior de los partidos, lo de hoy, es reciclar.

En medio de este circo electoral, las mujeres del PRI dan el ejemplo de disciplina y aunque no se quiera, de poder. El tricolor enviará a campaña a mujeres valiosas, a fin de retener varios distritos electores, ayuntamientos e incluso contender en zonas difíciles como el sur del estado. A algunas les tocó “bailar con la más fea” y no obstante, aguantan vara, se subordinan de manera estoica… María De Lourdes Montiel Paredes, dejará su curul en el Congreso Local para contender por segunda vez por la presidencia municipal de Villa del Carbón, así como Carolina Monroy que viene de las grandes ligas, e irá nuevamente por Metepec, ambas son ejemplo claro de ello, su sólo nombre es garantía de que el Revolucionario Institucional retendrá dichos municipios. En el caso de María Elena Barrera Tapia y Martha Hilda González Calderón, ocurre lo mismo, son las únicas que garantizan el triunfo en ambos distritos electorales en Toluca, ambos vitales para evitar perder la mayoría en la Legislatura local, lo cual pondría en riesgo la gobernabilidad delmacista. Iveth Bernal Casique, es otra priísta que asegura el triunfo en el complejo distrito IX en el sur de la entidad, el cual se antoja difícil, no sólo por la presencia de un PRD fortalecido, sino por el enorme territorio que abarca, once municipios que deberá cubrir en sólo mes y medio de campaña política. A su vez Jazmín Jaimes Albarrán, es otra abanderada del tricolor, quien tiene la encomienda ir por Tlatlaya, demarcación inmersa en la región de tierra caliente, donde su designación –quizás sólo por ser mujer-, no ha sido bien recibida por los propios priístas; además de sortear el “fuego amigo”, ella tendrá que enfrentarse a un PRD bien afianzado que ha gobernado desde hace mucho tiempo ese municipio sureño colindante con Michoacán y Guerrero, donde hacer campaña no será fácil.

Ana Lilia García Castelán