• MONITOR

Se marchita población sureña


Toluca, México. La violencia, el fenómeno de la inmigración que persiste, además de la pobreza que no se ha logrado abatir, pese a la puesta en marcha de diversos programas sociales, condenan a la población del sur del Estado de México a envejecer de manera más acelerada, que el resto de los mexiquenses.

Así lo establecen diversos estudios, entre los que destacan los difundidos por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), en los que también se advierte que la presencia de delincuencia organizada en la región, ha acelerado el proceso de despoblamiento que se vive en la zona desde hace una década.

El sur del estado es la región con los más altos índices de marginación y pobreza, por lo que ocupa los primeros lugares en envejecimiento democrático, apuntó Jaciel Montoya Arce, coordinador del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población (CIEAP) de la UAEM , quien tiene muchos años estudiando el fenómeno migratorio en esta región mexiquense.

Aunado al envejecimiento de su población, el cual se ve acentuado por la situación de miseria que impera en lugares como Tlatlaya y Luvianos, varias demarcaciones sureñas, registran comunidades cuya población continúa a la baja, por lo que también han comenzado a aparecer poblados fantasmas.

El fenómeno migratorio provoca asimismo que municipios del sur como Amatepec, Tlatlaya, Tonatico, Coatepec Harinas, Tejupilco y Valle de Bravo, envejezcan de manera más acelerada que el resto de los mexiquenses, además de que el envejecimiento trae consigo consecuencias sociales como el desempleo y la pobreza en ese sector de por si vulnerable.

En ese sentido, Sergio Gaxiola Linares, quien también es especialista del Centro de Investigación de Estudios Avanzados de la Población, dijo que derivado de esa situación es común encontrar en municipios como Temascaltepec y Tlatlaya, poblados habitados únicamente por personas mayores que no cuentan con el mínimo recursos para sobrevivir a la vejez.

Son personas que no se unieron al éxodo hacia los Estados Unidos particularmente, a donde continúan yéndose los pocos jóvenes que quedan en la zona, quienes al igual que sus padres y abuelos, ven el sueño americano como la mejor opción de vida, precisó.

Por su densidad poblacional que es la más alta del país, el Estado de México cuenta con el mayor número de personas de la tercera edad, es decir mayores de los 60 años, sin embargo, ese fenómeno se acentúa en la región sur del estado, precisó.

Con lo anterior, muchos poblados actualmente son habitados particularmente por mujeres y hombres de la tercera edad, quienes forman parte del proceso de envejecimiento que experimenta esta parte del estado de México que colinda con municipios como Michoacán y Guerrero.

Advirtió que a más tardar el 20 años el Estado de México será una entidad de personas viejas, ya que de acuerdo con proyecciones en la materia, al menos el 20 por ciento de sus habitantes serán mayores de 60 años, por lo que es urgente comenzar a tomar medidas para hacer frente a la vejez.