• MONITOR

Editorial



La lucha al interior de los partidos políticos en el Estado de México parece inagotable, el cabildeo para alcanzar posiciones aún es parte de la carrera para acceder a una candidatura. Cada partido tiene su propia dinámica, no obstante, el común denominador en todos es la inconformidad. En todos se cuecen habas, pese a ser el más incipiente, en Morena también hay división, la lista de quienes irán a la contienda por las alcaldías mexiquenses, será palomeada por López Obrador, no obstante la supuesta encuesta de posicionamiento, –amañada por cierto-, con la que se determinarían las candidaturas en este partido cuya selección de abanderados termina este 11 de febrero.

El “jaloneo” en el PAN inició hace varias semanas; en Zinacantepec hay confrontación entre panistas que se sienten con méritos para ser abanderados para ir por la alcaldía, al igual que en municipios clave para los azules como Atizapan y Naucalpan, donde la desbandada hacia Morena, ha dejado mucho que desear en torno a la fidelidad de sus ahora ex correligionarios. El Partido Acción Nacional abrió hace unos días su registro de aspirantes a candidatos a alcaldes y diputados locales de mayoría -que postulará dentro de la coalición Por el Estado de México al Frente, con PRD y Movimiento Ciudadano-, quienes serán definidos por designación directa. Acción Nacional encabezará 61 municipios y 17 distritos, así como 62 sindicaturas, la víspera publicó su convocatoria dirigida a militantes y simpatizantes, en ésta se advierte, que no podrán inscribirse quienes tengan suspendidos sus derechos, estén inhabilitados, ni quienes hayan sido sancionados, lo cual seguramente de poco servirá, siempre se cuela algún personaje indeseable.

En el PRI la historia no es diferente, recostados, en las hamacas de una “oposición” con tarifa, los enemigos del tricolor, provocan a la ciudadanía para que “se cobre”, todas las “afrentas gubernamentales”, sin embargo, a como se aprecia desde ahora, sus candidatos “reciclados”, darán buena batalla a quienes unjan sus opositores; no se ven cuadros valiosos por ningún lado. El síndrome del “reciclado” es democrático, PRI, PAN Y PRD continúan envejeciendo –a nivel nacional y local-, con sus mismos actores que también ya se aprecian viejos en el oficio político y por fuera. Para muestra ahí están Gutiérrez Cureño del PRD, Edgar Olvera del PAN y César Camacho del PRI entre una infinidad de nombres.

En una carnicera campaña contra el Revolucionario Institucional, como si el partido fuera sujeto de juicio legal, omitiendo que son los personajes, quienes cometen las tropelías, la oposición –si aún se vale llamarla así-, tiene al PRI en la mira. En este marco de madruguetes partidistas, los tricolores tradicionales no están ni complacidos, ni de acuerdo en las absurdas, cuanto negociadas “alianzas” con otras “expresiones políticas” estatales, estado de ánimo que reventará una jornada que puede ser la mejor muestra de las fortalezas de cada partido. ¡Sorpresa!, el PT va solo en Metepec. Aunque la “gente” de Nueva Alianza y los integrantes de Encuentro Social, presuman la inmensa aportación de votos en los comicios pasados, sin precisar la cantidad de sufragios a sumar en las próximas, a “partidos” como esos nadie les quita la etiqueta de “vividores”. Esa situación deja una profunda laguna de inconformidades, entre la militancia priísta que tiene mucho tiempo trabajando, sobre todo con la “fragmentación” de opciones para los votantes.

Los tradicionales integrantes de la “marea roja”, deben digerir la presencia de otros colores en las postulaciones, bajo el pretexto que pusieron las cúpulas, de que ningún partido logra mayoría de votos, no obstante, es imposible perder de vista que el eje de tan aberrantes colusiones, más que “coaliciones”, es la codicia de unos y otros, los unos para no perder el poder y los otros, para no perder el registro.

La inconformidad entre la militancia, pone en peligro el triunfo de los que vayan como candidatos en varias regiones, donde sin duda habrá designaciones con ánimo de perder. A más de uno, lo dejarán solo como almeja, para condenarlo al fracaso en las urnas. En su caso, los tricolores mexiquenses, no están contentos con las alianzas y eso pone en riesgo a sus abanderados, -vengan de donde vengan-, porque de alguna manera, le quitan lugares a las fuerzas vivas de la “ola roja” local, que tiene años trabajando a brazo partido. Ahí está lamentándose la militancia de Ocoyoacac, donde salieron con que el cantante Eduardo Capetillo será el abanderado para alcaldía, así, sin mayor mérito ni trámite. En otros partidos, cuestionan por qué sus dirigentes –no líderes-, han entregado importantes posiciones a “empresarios de la política” hecha negocio particular, entre los nombres: Manuel Espino Barrientos y Juan Rodolfo Sánchez Gómez.

A su vez, el clan que apadrina el ex gobernador Eruviel Ávila Villegas, se mantiene al alba, en tanto que el político ecatepequense, espera todavía una posición que le dé cobijo político, al igual que el inolvidable Luis Enrique Miranda Nava; en la misma sintonía, el patrocinador del partido sorpresa, Vía Radical, que lo subsidia, para tener “su propio” partido en “el concierto político”, mexiquense... Dice, el clásico: el que entendió, entendió.

Ana Lilia García Castelán