• MONITOR

Desisten mexicanos de estudiar en EU



Ciudad de México.- La tensión política entre México y Estados Unidos ha impactado en el número de connacionales interesados en estudiar en instituciones de ese país, de acuerdo con un reporte elaborado por la American Association of Collegiate Registrars and Admissions (AACRGA). La Universidad de California, por ejemplo, registró 30 por ciento menos solicitudes de mexicanos en noviembre pasado, al pasar de 140 a 98. La de Michigan presentó un descenso de 28 por ciento. La institución informó que las solicitudes de connacionales para arrancar estudios en otoño de 2017 fueron 87, mientras que para el ciclo anterior recibieron 120. Asimismo, en la Universidad Estatal de Ohio las solicitudes de mexicanos bajaron casi 5 por ciento, al pasar de 87 a 83, luego de que de 2015 a 2016 había registrado un alza de 66 por ciento. Según el informe de AACRGA, 38 por ciento de 261 universidades estadounidenses reportaron un descenso en las solicitudes de alumnos procedentes de otras naciones para el curso que inicia en otoño de 2017. El personal en las universidades encargado de reclutar a alumnos internacionales reportó a AACRGA que han recibido inquietudes de parte de los potenciales estudiantes y sus familias. En el caso de América Latina, 34 por ciento del total de interesados ha enviado algún tipo de duda. De acuerdo con el estudio, las políticas migratorias y un ambiente hostil son las principales preocupaciones de los estudiantes de la región. “La tensión política entre Estados Unidos y México ha impactado claramente”, se lee en el reporte. La baja en las universidades se presenta luego de más de una década durante la cual la cifra de solicitudes internacionales aumentó en un promedio de 21 por ciento al año. De hecho, se disparó 41 por ciento desde 2009. Apenas el año pasado, el número de estudiantes internacionales en el vecino del norte había alcanzado por primera vez el millón. De acuerdo con el reporte Open Doors, elaborado por el Instituto Internacional de Educación, para el ciclo escolar en 2015-2016, un millón 43 mil 839 estudiantes internacionales estaban matriculados en alguna institución de educación superior de Estados Unidos. Dicho número generó 32 mil millones de dólares en ingresos, que sostuvieron más de 400 mil puestos de trabajo. ‘Hay una enorme preocupación’ Un estudiante colombiano, quien, por seguridad, prefiere no identificarse y a quien se le referirá como Alberto, llegó a Estados Unidos en agosto del año pasado para cursar un año de Derecho en la Universidad de Harvard. Cuando él arribó a Boston, las campañas presidenciales iniciaban la recta final, con Hillary Clinton, candidata del Partido Demócrata, 3 puntos arriba de su rival republicano, Donald Trump, en las encuestas. Ni Alberto ni sus compañeros en Harvard creían que Trump y su discurso antiinmigrante ganarían. Hoy, sin embargo, la realidad es otra. “El ambiente es muy pesado, así lo siento; en general, por el lugar en donde estoy, es pesado en el sentido de que hay una enorme preocupación. La masa crítica en mi universidad siempre pensó que Trump no ganaría y fue como una bola de nieve que fue creciendo”, comenta. El 9 de noviembre, a un día del triunfo del magnate, Alberto fue víctima de un acto racista: un hombre blanco que conducía una camioneta lo persiguió durante varios metros mientras le gritaba que regresara a su país. “Hoy hay lugares de Estados Unidos a los que yo no iría, estados donde son muy rudos, quiero decir muy conservadores. Si aquí me pasó lo que me pasó, donde los demócratas ganaron abrumadoramente, no quiero saber cuál es el ambiente en un estado absolutamente republicano”, lamenta. Cuestionado sobre si ha pensado en dejar el país antes de terminar su estancia académica en agosto de este año, Alberto responde que no, sin embargo, ya no está tan seguro de quedarse a ejercer allá. “Una de las cosas que me pregunto es si quiero, con mi condición de inmigrante, lidiar con instancias gubernamentales, qué tan cómodo será forjar una carrera aquí, mirar en el largo plazo, que cada cierto tiempo tuviera que solicitar la renovación de permiso de trabajo en un ambiente muy desfavorable”, explica. “Invertirle todos tus esfuerzos a una carrera que depende de algo así de volátil me parece muy difícil”. Esperan revertir situación El estudio de AACRGA y otras cuatro asociaciones de educación superior fue elaborado ante las preocupaciones de que el discurso político de la actual Administración en torno a los extranjeros perjudique los esfuerzos que hacen las universidades para atraer a estudiantes internacionales. “Está claro que la política retórica de la elección de 2016 y las ordenes ejecutivas de la nueva administración complican los esfuerzos”, señalan las organizaciones autoras del reporte “Trending Topics Survey: International Applicants for Fall 2017-Institutional & Applicant Perceptions”. Ante ello, llaman a las universidades a corregir el mensaje que pudiera estar enviando el Gobierno. “Es fundamental que los institutos y las asociaciones miembros sean defensores y evangelistas ante la Administración de los Estados Unidos, para ayudarles a comprender la importancia de la educación internacional para los estudiantes, universidades y nuestro país”, agregan. “Los institutos de educación superior de Estados Unidos son independientes de la Administración. A pesar de la retórica negativa que ocurre en la esfera política, los estudiantes extranjeros continúan como un componente central de los esfuerzos de internacionalización de las instituciones estadounidenses. La postura de la actual Administración no cambia las disposiciones de las instituciones”. La Universidad Estatal de Ohio confía en que la baja de solicitudes de estudiantes internacionales, en específico mexicanos, se revierta. Benjamin Johnson, vocero de la institución, señala que en los últimos meses se han reunido con alumnos de preparatoria en Guadalajara, Puebla, Monterrey, Ciudad de México, así como en Chihuahua, Torreón y Querétaro. Asimismo, impulsan a sus actuales estudiantes mexicanos a compartir sus experiencias. “Apoyamos fuertemente a nuestros alumnos y estamos comprometidos con su éxito. El estado de Ohio está involucrado en un diálogo activo con nuestros pares y políticos en todo el país. Nuestra prioridad sigue siendo la seguridad y el bienestar de nuestros estudiantes, profesores y personal”, afirma.