• MONITOR

Por Horacio López



+++ El reto educativo hoy: trascender al holograma sexenal.

Hace unas horas, desde la presidencia de la República se oficializó un proyecto que desde el tercer año de gobierno de Enrique Peña se vino fraguando: el nuevo modelo educativo que pretenden poner en vigor el próximo ciclo escolar 2018-2019; técnicamente solo 4 meses le tocará a la actual administración federal estar a cargo de su operación.

Y aunque el mismo titular de la SEP, Aurelio Nuño, ya reconoció que se trata de un reto que está proyectado trascienda, por lo menos, a dos sexenios más, los riesgos de que este modelo se quede en el tintero son superiores a su campo de factibilidad.

La razón es evidente, en México la alternancia democrática ha evitado que los proyectos, exitosos o no, de un sexenio tengan continuidad. Cada nueva administración le ponen nombre distinto y colores partidistas a sus proyectos y programas.

Incluso programas que son columna rectora de la política social de los gobiernos, han cambiado de color y nombres de acuerdo al mandatario en turno, ahí tenemos a Prospera (Peña) que antes fue Oportunidades (Calderón y Fox), antes Progresa (Zedillo), e inició llamándose Solidaridad por allá de 1988 con Salinas de Gortari.

Esa es la principal debilidad de este ambicioso plan educativo, que de llegar a la presidencia un partido de oposición al actual gobierno, barrerán de tajo con todo lo que huela a tricolor.

Otra debilidad es la falta de recursos para poner en marcha el primer paso de ese modelo, capacitar a más de medio millón de docentes para que conozcan y desarrollen las innovaciones. Eso sin contar las resistencias naturales por ciertos grupos del magisterio nacional.

Cabe mencionar que los objetivos del modelo son necesarios y justificados, pues proyecta que los niños terminen su educación básica y media superior siendo bilingües, con amplios conocimientos de español y matemáticas, permitiendo que 20 por ciento de los programas educativos queden en mano de lo docentes (cierta autonomía a la hora de enseñar) y modificar el proceso pedagógico de aprendizaje, cambiando la memorización por el análisis y la investigación.

A todas luces las intenciones son positivas, y de concretarse algunas, permitirían un avance sin precedente en el sistema educativo nacional, aunque, es muy probable que se quede en eso, solo buenas intenciones sino hay continuidad y el holograma político se sobrepone, una vez más, al interés de la nación.


Entradas Recientes

Ver todo

“Manita de puerco” a diputados guindas

Lamentable la intervención de funcionarios federales, senador guinda y hasta de la gobernadora de la Ciudad de México en el tema de la aprobación del paquete fiscal 2021 para el Estado de México; dipu

Desde la pirámide

POR QUÉ MURIÓ? Por Rafael Antonio García Antes de nacer, su futuro como pareja estaba decidido… Sensación de hueco en el pecho, los ojos... duelen. Las manos con sangre parte seca y rajada. Recuerdo: