• MONITOR

Baja venta de flores de muerto coinciden comerciantes



++En municipios como Luvianos, Tejupilco, Zacazonapan y Temascaltepec, el precio del ramo va de 15 hasta 200 pesos.

Zona Sur Estado de México.- Comerciantes de flor de muerto de la región sur mexiquense, se quejaron por las bajas ventas que han tenido este año, en el que la crisis le pegó incluso a los fieles difuntos.

Los afectados consideraron que la venta de flores bajó porque el precio aumentó casi 20 por ciento en comparación de 2015 durante esta celebración Dedicada los muertos.

A partir del 28 de octubre, vendedores de flores de mercados municipales y con permiso para vender en las calles comenzaron a comprar el cempasúchil, terciopelo y nube, pero en comparación de otros años, los precios se elevaron, lo que originó que también aumentaran el costo de los arreglos florales para obtener ganancias.

José Manuel Rebollar, comerciante de Luvianos, dijo que en 2015 el ramo de cempasúchil y terciopelo costaba 12 pesos y ahora lo ofertan en 20 pesos.

Lamentó que son pocas las personas que “se dan el lujo” de adquirir rosas de invernadero, las cuáles tienen un costo de 10 pesos cada una, precio que se incrementó a partir del 1 de noviembre hasta 20 por ciento, “es tradicional que suban los precios porque también para nosotros se escasea, los proveedores las esconden porque saben que es cuando hay más venta”.

Otro de los vendedores de flores, Carlos López, quien vende en Tejupilco aseguró que cada año la tradición de adquirir flores no es la misma, “cada vez vendemos menos, la gente ya no quiere gastar un ramo no es suficiente para llevarlo al panteón por lo menos cuatro o seis deben comprar”.

El comerciante Ernesto Ríos de Temascaltepec explicó que “el rollo de terciopelo lo estamos comprando en casi 200 pesos y el costo del ramo lo estamos dando en 15 pesos antes valía 8 pesos”.

A su vez amas de casa como Carmela Zacarías, Rosa Fermín Santos y Fátima González, coincidieron en que cada año los precios del pan de muertos, flores, velas y veladoras aumentan, por lo que cada vez compran menos productos para celebrar a sus muertos.