• MONITOR

Tejupilco y el cine



**Paisajes tejupilquenses se han admirado en otros países gracias a Gerardo Lara.

Tejupilco, EdoMéx.- En 1993 el cineasta toluqueño Gerardo Lara Escobedo filmó en Tejupilco varias escenas de la película “Un año Perdido”, este filme ha recibido varios premios a nivel internacional, el primero fue un Ariel por mejor música, a partir de entonces se ha presentado en infinidad de festivales y muestras cinematográficas, convirtiéndose en un clásico.

La anécdota viene a colación al conocer el resultado de una convocatoria del instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), que coloca a Gerardo Lara en su listado de ganadores del Programa de Estímulo a Creadores Cinematográficos del 2016, con su proyecto “Guerreras”, elegido entre 25 más enviados tras esta convocatoria extraordinaria, en la categoría de Apoyo a la Escritura de Guión, en la modalidad de Apoyo Directo a Líneas Argumentales de Ficción.

En este ámbito, el nombre de Tejupilco está estrechamente ligado al de Gerardo Lara, quien ha destacado a nivel internacional por su labor para dar lustre al cine mexicano, que podría denominarse como alternativo, de bajo presupuesto pero altísima calidad, tal como sucedió con su “opera prima”, esa primer cinta de 100 minutos, con la cual obtuvo 4 nominaciones para los premios Ariel y logró uno para el mejor tema musical, escrito y cantado por Alex Lora y el Tri, “las piedras rodantes”.

Esta película se filmó en aquellos ayeres con apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), Producciones Rancho Grande, Universidad Autónoma del Estado de México y Cooperativa Conexión, S. C. L.; la dirección estuvo a cargo de Gerardo Lara Escobedo y la producción fue de Dulce Kuri, quienes dieron afortunada forma y proyección al guión de Patricio Ruffo y el propio Gerardo Lara, quien presentó el argumento.

La fotografía de Luis Manuel Serrano y la edición de Jorge Vargas completaron la película sobre una historia común para la época, donde participaron de manera entusiasta en la dirección de arte: Vicente González, Esvón Gamaliel Calvillo Pérez, Coni Jaimes y Vicente González, con un cuadro de actores de todo nivel y proyección, varios ya de talla internacional como Tiare Scanda, Vanessa Bauche, Ada Carrasaco, Marco Muñoz, Bruno Bichir.

En el elenco se anotaron también Javier Zaragoza, Miguel Rodarte, Alicia del Lago, Rocío Rodríguez, Antonio Zimbrón, Juan Carlos Lara, Edith Kleiman; todos ellos dieron forma y acompañamiento a la historia de dos mujeres, Matilde y Yolanda, quienes vivían en Tejupilco y emigraron a Toluca para alcanzar sus metas, una con deseos de ser dentista y otra cantante. En el trayecto de la película ambas toman caminos distintos y se convierten en mujeres, comparten como buenas amigas aventuras y desventuras y en su reencuentro muchos años después, recuerdan todo aquello que las unió cuando adolescentes.

Gerardo Lara Escobedo guarda particular cariño por Tejupilco, por su gente, cuando inicio su carrera como director y guionista, egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, eligió este poblado para realizar su primer trabajo fílmico en 1993, fue esa película llamada “Un año perdido”; prosiguió su trabajo con varios cortometrajes y largometrajes, igualmente la mayoría de estos han sido reconocidos a nivel internacional.

También por esos filmes ha recibido premios y buenas críticas; destacan “La Perra del Diablo”, “El Sheik del Calvario”, “Diamante”, “Lili” y “Rebelado en Juárez”, su fuerte también es el crear, recrear y dar forma a las historias, resalta por ello el primer lugar logrado en la Primera Emisión del Banco de Guiones Cinematográficos (2001-2002) por el guion “Sangre de Toro”.

Una vez más Gerardo Lara Escobedo encabeza una lista de proyectos afortunados, e invariablemente quienes conocen su obra se remiten a sus inicios con su trabajo en esta región, muchos aquí en Tejupilco recuerdan aún ese despliegue de actores, actrices, cámaras y toda la novedad de ver grabar una película en las calles y algunas casas; esas imágenes han dado la vuelta al mundo, y remarcan la imagen típica de la provincia mexicana y sus costumbres, quebrantadas muchas de ellas por un par de jóvenes soñadoras.

Después de 23 años, sería interesante ver a este grupo de actores caminando por esas calles donde filmaron “Un año perdido”; un homenaje o reconocimiento a Gerardo Lara Escobedo por su trayectoria sería un buen motivo para reunirlos nuevamente en estos lares, para permitir a las actuales generaciones conocer la película y todo el recorrido mundial realizado en los diferentes festivales y muestras.