• MONITOR

Ante intensos aguaceros:   Refuerzan en el sur plan emergente para prevenir más casos de dengue



**Lamentablemente la mayoría de pobladores mantiene cacharros en sus patios y azoteas

Tejupilco, Méx.- Un operativo emergente de nebulización en varias comunidades del sur de la entidad ha iniciado como parte del programa para prevenir y evitar la propagación de los virus del dengue, chinkunguya y zika; las acciones están coordinadas con la Secretaría Estatal de Salud, la Jurisdicción Sanitaria y autoridades municipales, quienes arrancaron con esta fase intensa ante el incremento de personas infectadas por el virus del dengue clásico.

De igual forma se reforzó la campaña de limpieza en los hogares sureños, donde lamentablemente la gente no le da la suficiente importancia a este aspecto y propician la reproducción del mosquito conductor de los virus, indicó a El Monitor personal asignado a estas tareas de limpieza, fumigación y abatización en diferentes comunidades y principalmente cabeceras municipales, donde se han registrado el mayor número de infectados, sobre todo del dengue clásico, dijeron.

Esta campaña para deshacerse de cacharros y chatarra inservible que se acumula en patios y azoteas, es lo más complicado, explicaron los llamados “abatidores” por ser quienes acuden casa por casa a depositar en las piletas y tinacos polvos y ahora pastillas para evitar la proliferación de los mosquitos, también se encargan en lo posible de limpiar dichos espacios, aunque esto es responsabilidad de los pobladores,sin embargo, la mayoría parece no darle importancia a los avisos y mantienen sus cacharros, cubetas, juguetes viejos, cacerolas, y una serie de utensilios inimaginables.

En estos pequeños o grandes depósitos de agua de todos tamaños, presentes también en muchas calles y caminos permiten la proliferación del mosquito trasmisor de los virus, cuyas larvas son depositadas por las hembras en el agua limpia, nacen, y empiezan su función transmisora tras picar a una persona con alguno de los virus señalados y volar hacia otra casa, infectándose de esta manera la población.

Este ejercito de trabajadores, muchos de ellos eventuales, realizan una labor incesante durante esta temporada de lluvias y clima caluroso, pero no es suficiente indicaron, lo ideal sería que las personas aprendieran a protegerse de los piquetes, pues la disminución de estos insectos o incluso su exterminio no es la solución adecuado, al contrario, los mosquitos tienen una función biológica muy importante, son polinizadores, no deben atacarse, serian peores las consecuencias para el entorno ambiental eliminarlos.

Por ello se hace lo posible por concientizar a la gente, pero no es fácil, cada año la campaña contra el dengue es intensa sobre todo en los municipios de Amatepec, Luvianos, Tejupilco, Tlatlaya, Ixtapan de la Sal, Malinalco, Ocuilan, Sultepec, Tenancingo, Tonatico, Zacualpan, Zumpahuacán, Ixtapan del Oro, Otzoloapan, Santo Tomás de los Plátanos, Valle de Bravo y Zacazonapan.

La estrategia actual es lavar, rapar, voltear o tirar todo aquello que no sirva y permita acumular agua, también les piden evitar defecación en espacios abiertos, pero es muy difícil este tipo de control en cada hogar, el resultado es ver como aumentan los casos de personas infectadas, aunque no todas son diagnosticadas, sobre todo quienes habitan en poblaciones alejadas a las cabeceras municipales.

Este personal de salud se ha encontrado en varias comunidades con casos de dengue ya resueltos pero no registrados, pues muchos pobladores prefieren pasar la fase crítica de la infección con remedios caseros o de plano se resignan a resistir los molestos síntomas, principalmente por cuestiones económicas, otros por ignorancia; solo si se agravan buscan atención médica y entran en las listas de infectados.

La zona sur del estado de México por sus condiciones climáticas está catalogada por la Secretaría de Salud como punto crítico en cuestión de enfermedades de trasmisiones por vectores (en este caso el mosquito), estos virus se consideran un problema serio de salud pública, y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) realiza investigaciones constantes en busca de un control más efectivo de estos virus “modernos” pues el dengue apenas llego a México hace unos 40 años, los primeros casos de Chikungunya se reportaron en el 2014 y el Zika apenas el año pasado y se ha mantenido muy baja la incidencia de infectados afortunadamente.

Otras instituciones de corte internacional como Organización Panamericana de la Salud, (OPS) la Dirección General de Epidemiología y varias instituciones promueven y financian investigaciones y campañas para orientar a la población sobre estos virus que son los transmitidos por insectos en este caso el mosquito aedes, y provocan padecimientos con síntomas similares, de fiebres y salpullidos, dolores de músculos y articulaciones.