• MONITOR

Asedia contaminación rio Pungarancho



++Urge recuperar su flora y fauna ++Especialistas interesados en replantear proyecto de investigación

Luvianos, EdoMéx.- Lamentan especialistas ausencia de proyectos para realizar investigaciones que permitan revertir y evitar más contaminación en el Río Pungarancho , y sobre todo recuperar su flora y fauna; de poco o nada han servido tantas voces alzadas para denunciar los problemas de este caudal que divide los estados de México y Michoacán, uno de los más caudalosos de la región.

Armando Arévalo, Maestro en Ciencias por la Universidad de Guadalajara ha recopilado desde el 2010 información sobre el deterioro de esta importante afluente, cuyo daño ecológico, explicó, ha propiciado denuncias públicas; varias han sido realizadas incluso por funcionarios municipales como el expresidente de Zacazonapan, Roberto Villafaña o el ex diputado Federal Esteban Mireles, entre varios más, pero de poco ha servido; los esfuerzos institucionales tampoco fructifican, ni los esfuerzos de pobladores y ambientalistas quienes incluso organizaron hace siete años el Congreso de los Pueblos de Tierra Caliente en Luvianos, donde uno de los temas centrales fue el agua.

La problemática del río denunciada reiteradamente llamó la atención de un grupo multidisciplinario de especialistas, explicó, quienes desean realizar en este río limítrofe investigaciones y estrategias de saneamiento y recuperación como las aplicadas en las aguas del Lago de Chapala en Jalisco, cuyos resultados fueron publicados en un libro por ellos, y consideran necesario hacer un trabajo similar con el caudal del Pungarancho, para determinar con mayor precisión las diferentes formas y las sustancias con que ha sido contaminado.

Explicó que los daños a la tierra, el agua, el aire y los ríos contaminados son un problema grave y en algunos sitios es de mucho mayor riesgo, por ejemplo en esta región del estado de México donde las denuncias indican que los líquidos lixiviados de empresas mineras cercanas, han afectado las tierras y el subsuelo; de esto dan cuenta los propios pobladores, afectados de manera directa, quienes no necesitan estudios y análisis para determinar la contaminación del río a cuya rivera viven, lo que exigen es una atención pronta, con profesionales .