• MONITOR

San Miguel Ixtapan, visita obligada para turistas


* Cerca de la zona arqueológica se produce sal con la misma técnica de hace 500 años


Tejupilco, Méx.- La zona arqueológica de San Miguel Ixtapan, ubicada en este municipio, es de obligada visita para quienes acuden al sur del estado; aquí van a conocer la misteriosa maqueta de piedra, las canchas donde practicaban el juego de pelota, (en la actualidad sigue practicándose en la región este deporte de connotaciones místicas), y caminar hacia el río, donde aún se produce sal, del mismo modo como lo hacían nuestros ancestros hace 500 años.

En este lugar hay un pequeño museo, ahí se preservan y exhiben gran cantidad de piezas donde se refleja mucho de las costumbres en la época precolombina, es un interesante resumen donde se puede apreciar objetos que nos remiten a más de 700 años de historia y se ha convertido en un símbolo de identidad y orgullo, según nos cuenta Miguel Reyes, quien desde muy pequeño, mientras labraba la tierra con su papá, encontró algunas figuritas de barro, y esto permitió el descubrimiento de lo que fuera importante centro de intercambio comercial, cuando tiene oportunidad se convierte en guía y explica con detalles el como se fue conformando esta zona arqueológica.

San Miguel Ixtapan, localizado en el kilómetro 17 de la carretera Tejupilco-Amatepec,

guardó por muchos años entre la tierra los vestigios de la cultura mexica principalmente, aunque se han encontrado de otros pueblos, producto de un intercambio comercial muy intenso dado en la región, conservándose buena parte de estructuras y basamentos donde se aprecia la destreza arquitectónica de los antepasados quienes además tenían predilección por Tláloc, la representación divina de quien posee y rige el poder del agua.

Ixtapan, significa “Lugar donde hay sal”, la voz náhuatl es Iztatl (sal) y Pan(lugar), y son cientos de visitantes quienes acuden a conocer este sitio arqueológico, grupos de alumnos principalmente quienes aprenden mucho en el museo de sitio, donde se muestran muchas de las piezas encontradas durante las excavaciones, y presentan la cosmovisión y religiosidad de quienes habitaban la región hace siglos, construyendo este centro