• MONITOR

Concordia y unidad para reactivar perredismo en el sur mexiquense


*La gran alianza debe ser con la izquierda, no con el “enemigo” considera Gutiérrez Cureño

*Lamenta las condiciones del PRD en el sur, otrora bastión perredista


María del Carmen Aguilar


Preocupado por la recuperación y fortalecimiento de la izquierda mexicana, José Luis Gutiérrez Cureño realiza acciones diversas de “reagrupamiento”, auto análisis y critica, con miras a recuperar valiosos elementos y sumar muchos más militantes y líderes a un movimiento autentico de revolución democrática, con un llamado a la concordia y la unidad, explicó en entrevista con El Monitor.

Al sur del estado llegara esta propuesta, es cuestión de afinar detalles y coordinarse con los auténticos perredistas, quienes se mantienen fieles a los principios y objetivos del PRD, cuyas siglas se han desvirtuado lastimosamente, dijo, convirtiéndose solo en un instrumento electoral, entregados a sus conveniencias, pues han dejado muy atrás el orgullo de haber sido bastión y origen de la lucha democrática.

De nada sirve tener tres gobiernos perredistas de los cuatros que conforman el distrito electoral 9 (Tlatlaya, Amatepec y Luvianos, Tejupilco es gobernado por el PRI) si estos no cumplen con la responsabilidad histórica y política conferida; si bien lograron triunfo electoral y permanencia en el poder municipal, eso no sirve en absoluto porque la región esta entregada por ellos mismos, eso ha ocasionado daños considerables en muchos sentidos; solo si se reorganizan y reactivan permitirán la recuperación económica y social de la región, afirmó.

Por ahora, lamentó no ver en el sur del estado quien reclame al gobierno estatal por el abandono y la ausencia de inversión; no hay manera de corregir el vacío que padecen los gobiernos locales, los sectores más necesitados, aunque una buena parte de buenos y leales perredistas buscan el modo de sacudir las conciencias y los ánimos para prepararse, pues el 2017 y 2018 será una gran oportunidad de liberar al PRD de sus grilletes.

En eso se avocan ahora desde diversos frentes, para extender este movimiento de reivindicación, sacudir conciencias, rescatar dignidades y ubicar valerosos perredistas de cepa y corazón, quienes se muestran desilusionados y “huérfanos”, sin líderes en quien creer y a quien seguir, por ello es urgente actuar, dijo.

Los perredistas del sur del estado de México deben reorganizarse e identificar a líderes auténticos, para ello José Luis Gutiérrez Cureño, les sugiere innovar programas y propuestas, pero sobre todo darle participación a la gente de todas las rancherías y comunidades de cada municipio.

Respecto a una posible alianza entre PAN y PRD, el exdiputado, ex alcalde y ex candidato a gobernador, considera como única opción la alianza con Morena, esa sería la posibilidad triunfadora, además reunificarían a la Izquierda y como primer beneficio se podrían expulsar a quienes tienen relaciones indebidas escudándose y pervirtiendo las siglas del Partido de la Revolución Democrática solo para su beneficio personal.

El PRD en el sur mexiquense debe proponer un nuevo proyecto social y político para la región, unirse en torno a causas regionales y algo fundamental, comentó, deben salirse de las “corrientes” de cualquiera tipo, retirarles la confianza, desaparecerlas de ser posible y avocarse a conformar una coordinadora perredista independiente para la unidad de la izquierda.

Para ello es importante al análisis y la autocrítica, para recordar como este sistema de corrientes fue impuesto y provocó la debacle de bastiones perredistas tan importantes y destacados como el sur mexiquense.

Según Gutiérrez Cureño la única opción para que el PRD renazca en el sur es declinar a las corrientes, eliminarlas, y sobre eso se abrir el debate y participación de todos los interesados en un evento de cobertura regional para agrupar a quienes reivindican su identidad con la Revolución Democrática, y coinciden en la importancia de propiciar la unidad de las izquierdas a través de la concordia.

Los perredistas leales deben apoyar de manera unificada y organizada a los movimientos sociales, las luchas por causas justas, pronunciarse en contra de las agresiones producto de las reformas neoliberales impuesta a México; preparar unificados las próximas participaciones electorales de la izquierda, para asegurar una estructura operativa eficaz y con ello recuperar la confianza del pueblo y lograr triunfos auténticos.